La derogación de la reforma laboral sigue generando tensiones en el Gobierno de coalición y la reunión entre los dos socios no parece haber cerrado las heridas. Y es que, a pesar de la cordialidad y el tono "constructivo" del que ambas formaciones han hablado, sigue sin haber un acuerdo al respecto.

Desde Unidas Podemos denunciaron la "injerencia" de Nadia Calviño en las funciones que corresponden a la ministra de Trabajo. Aseguran que las negociaciones en el ámbito de la reforma laboral ya estaban muy avanzadas y no entienden por qué el PSOE quiere imponer la figura de la vicepresidenta económica.

En este sentido, Jaume Asens, el portavoz de los comunes en el Congreso, ha asegurado en declaraciones a 'RNE' que "el acuerdo era inminente" y no entienden "que ahora se den pasos atrás". "No se pueden cambiar las reglas del juego a mitad de camino a favor de la patronal. Yolanda Díaz lleva siete meses negociando", ha dicho al respecto.

Más vehemente se ha mostrado la portavoz de En Comú Podem, Aina Vidal, que ha pedido que se celebre una segunda reunión y ha señalado como culpable a Calviño, a la que ha acusado de dirigirse "a la patronal cuando habla de equilibrar". "No vamos a poner al lobo a cuidar de las ovejas", ha destacado después de señalar que "la caída de los salarios solo beneficia a los empresarios".

Aina Vidal cree que la culpable es Calviño porque "cuando habla de equilibrio se dirige a la patronal"

Si bien, Nadia Calviño -una de las protagonistas del debate- asegura "no hay ningún inconveniente en que Trabajo lidere la correspondiente mesa de la reforma laboral". Sí cree que es "importante que haya una buena coordinación". La vicepresidenta económica ha apuntado que todo el Gobierno está comprometido "con una mejora regulatoria que radique la precariedad, impulse la competitividad y reequilibre las negociaciones colectivas".

Y en su partido consideran que no hay un problema con los nombres porque, dicen, los éxitos son de todo el Gobierno, sino que lo que se debate es la metodología. Así lo ha manifestado la portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, en una entrevista en 'TVE'.

"Asumamos que un Gobierno de coalición toma todas las decisiones de forma colegiada y vamos a compartir el espacio. No se entendería que el PSOE no participara en un asunto como este. Reivindicamos la metodología, y eso es lo único que se ha puesto sobre la mesa", ha argumentado. Y es que, a su juicio, "todos los ministerios tienen cosas importantes que decir".

La vicepresidenta económica asegura que "no hay ningún inconveniente en que Trabajo lidere las negociaciones"

La dirigente socialista también ha señalado que "Podemos es joven como partido y esta es su primera experiencia constitucional". Por ello, considera que las dos formaciones "se tienen que ir acomodando a estas circunstancias". Asimismo, ha pedido que se dé más normalidad a las reuniones en el seno del Ejecutivo y se "normalice el entendimiento".

Sí ha querido dejar claro que el objetivo es tener lista la reforma laboral antes de finales de año y hacerlo con el diálogo social como protagonista, que es algo que, en sus palabras, no estuvo presente durante el mandato del Partido Popular. En la misma línea se ha pronunciado Héctor Gómez, el portavoz del PSOE en el Congreso, que ha hablado de "un nuevo marco de relaciones laborales adaptado al tiempo en el que vivimos". "Hay diferencia en cuanto al método y los pasos a dar en el marco del diálogo, en cuanto al alcance no hay disfunción", ha dicho.

Por el momento, los dos socios de Gobierno se han emplazado a seguir negociando y desde el PSOE dejan que no hay riesgo de ruptura en la coalición, aunque son conscientes de que nunca se había llegado tan lejos. Los socialistas insisten en formar parte de las negociaciones, mientras los morados piden que aclaren qué quieren hacer con la reforma laboral.

Precisamente, en una entrevista en Al Rojo Vivo este lunes, Yolanda Díaz aseguró que el desacuerdo entre ambas formaciones sobre esta cuestión no son sobre quién lidera la iniciativa, sino de "qué": "Esto lo estamos debatiendo de forma extemporánea en España".

"Hay una parte del Gobierno que no quiere cumplir con lo que ya habíamos convenido. Tiene que ver con los contenidos. Estamos reproduciendo lo que ya ha pasado con el Salario Mínimo Interprofesional", apuntó la ministra de Trabajo, que pidió al PSOE que "se aclare": "Si me tengo que quedar con lo que ha dicho el presidente del Gobierno en el Congreso del PSOE diciendo que quiere derogar la reforma laboral o con la tesis de la señora Calviño o la señora Eva Granados. Que se aclaren entre ellos y una vez que se aclaren, podremos seguir trabajando".