La misa en honor a la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, ha provocado una imagen sorprendente a tenor de la guerra abierta en el seno del PP por el control del partido en Madrid.

La presidenta Díaz Ayuso y el alcalde Martínez Almeida se han fundido en un abrazo y han posado juntos ante la prensa antes entrar al acto religioso. Una imagen de unidad pública que dista mucho de lo que se cuece en los pasillos de la sede de la calle Génova.

Ayuso quiere controlar el PP de Madrid y Almeida se alinea con Casado: no quieren que la presidenta madrileña ostente ese cargo para "no repetir los errores del pasado".

"La situación es complicada"

Díaz Ayuso

La tensión es palpable y es que, a pesar del encuentro, Ayuso ha reconocido que "es evidente que la situación es complicada". "Siempre en torno a un congreso pasa lo mismo, lo importante es mirar hacia adelante y se que va a acabar bien", ha dicho.

Pero como viene repitiéndose desde hace días, de cara a la galería la relación es "buena". Almeida, que se ha "mensajeado" con la presidenta esta mañana, ha llegado a señalar que hay "tan buen rollo" que no están "bloqueados el uno al otro", una clara alusión al bloqueo de Ayuso al secretario general García Egea. Ayuso, por su parte, insiste en que "hay muy buena relación y, sobre todo, entendimiento".

"Quiero unidad"

Díaz Ayuso

"Está bien lo de buscarle los tres pies al gato, pero ya cuatro, cinco, seis... estamos en plena sintonía política", ha insistido el alcalde, que ha explicado que quiere que el congreso para elegir al líder del PP madrileño se celebre "cuando toque".

Ayuso mientras tanto sigue insistiendo quiere que esa fecha sea "pronto" para dar "ese paso adelante con alegría": "Quiero que se celebre, seré respetuosa con los tiempos. Quiero unidad. Creo que desde la unidad podemos salir adelante. Hablo todos los días con los dirigentes de mi partido".

"Si alguno quiere ser el primero, sea el último de todos"

Martínez Almeida

Ya en pleno acto por la festividad de Madrid, el alcalde ha lanzado una cita evangélica en modo de mensaje a quienes tienen "la responsabilidad de gobernar": "Si alguno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos". Una frase que, ahora más que nunca, cobra todo el sentido. En cualquier caso ambos dirigentes se han dado la paz con la mirada en plena misa.

La foto de Almeida y Ayuso es la primera imagen pública de ambos dirigentes juntos desde que empezara la crisis en el seno del PP. En privado sí se han visto y es que ambos se reunieron la semana pasada para intentar suavizar tiranteces.

Durante el encuentro, Ayuso le preguntó directamente si quería presentarse al Congreso del PP de Madrid y, según fuentes del Ayuntamiento, este respondió que opta por la tercera vía, que prefiere a Ana Camins, actual secretaria general del PP regional.