Izquierda Unida recurre la decisión del Tribunal Supremo de archivar la querella que presentó contra el rey Juan Carlos I y recusa a los jueces que adoptaron esa decisión: los magistrados Manuel Marchena, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Andrés Palomo y Ana Ferrer.

Así consta en un escrito, al que ha tenido acceso laSexta, en el que el IU recurre en súplica el archivo de su querella contra el emérito por una decena de delitos -incluyendo organización criminal- y advierte de que recurrirá la decisión de no investigar al exjefe del Estado hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La formación argumenta que la Sala Segunda, que dictó el archivo de su querella, "ha omitido indebidamente su deber de dictar auto de abstención por la evidente animadversión y hostilidad manifestada y demostrada por escrito al calificar y tildar a las partes querellantes, en el auto de 15 de febrero de 2021, de profesionales de la acción popular".

IU reprocha que el auto del Supremo les acusaba de intentar "convertir noticias en delitos" y de incurrir en una supuesta "regularidad selectiva". "Realmente puede referirse a cualquier cosa o quizá a nada, y que no se entiende muy bien, pero parece ser algo bastante malo, según se da a entender; y tal omisión de abstenerse determina nuestra obligación profesional, que lamentamos, como letrados directores del pleito y leales defensores de la acción popular", apunta el escrito.

A juicio de la formación, los magistrados han incurrido en "una pérdida de apariencia de imparcialidad según los cánones establecidos por la jurisprudencia" del Tribunal de Estrasburgo.

"Por ello, y siendo que esta representación instó la querella objeto de este procedimiento sobre hechos y pagos desde la Fundación Zagatka al querellado D. Juan Carlos de Borbón, teniendo en consideración los nuevos hechos que hemos conocido después y que dan plena verosimilitud a los denunciado en la querella que ha sido tildada como degradante por la Sala, solo cabe calificar tales expresiones por parte de la Sala como un indicio objetivo de su perdida de apariencia de imparcialidad", añaden.