Julio Lumbreras ya ha dejado atrás al coronavirus. No ha sido fácil, no ha sido rápido. Ha sido una batalla dura, la más larga registrada hasta ahora. Desde el 27 de febrero llevaba ingresado en la UCI del Hospital de Torrejón de Ardoz.

Ahora, 57 días después, tras casi dos meses de lucha, Julio, de 65 años de edad, ha recibido el alta hospitalaria. Lo ha hecho entre los aplausos del personal sanitario que ha velado por su salud.

La historia de Julio, que no sabía que tenía coronavirus cuando fue ingresado, es una de las más de 95.000 que se han producido en nuestro país, esas altas que demuestran que el COVID-19 se puede vencer.