Se rebaja la tensión entre los ministros Félix Bolaños y Margarita Robles tras mantener ayer una reunión que, según ha podido saber laSexta, terminó con buen tono. El ministro de Presidencia ha salido ante los medios a escenificar que no ocurre nada, contando que le transmitió todo su apoyo, solidaridad y afecto tras conocerse que su móvil, al igual que el del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue espiado con el sistema de 'Pegasus' por agentes "externos".

Lo dice después de que Pablo Echenique, socio de gobierno, sugiriera a Robles su dimisión. Más prudente fue la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anoche en El Objetivo, donde reconoció que no era el momento de pedir dimisiones. "Sería absolutamente incorrecta sin conocer lo que ha pasado, pedir dimisiones", mantuvo Díaz durante la entrevista. Para ella lo primero es investigar y después pedir responsabilidades.

Después de los reproches mutuos entre Bolaños y Robles sobre quién es el responsable último de la seguridad de los móviles, hoy Bolaños insiste: "La responsabilidad es del Gobierno en su conjunto. Igual otros gobiernos hubieran destrozado los móviles a martillazos. Nosotros hemos querido actuar con total transparencia", ha justificado.

Todavía no se conoce si se han hackeado más móviles y tampoco se sabe de la autoría del espionaje, pero Unidas Podemos dice que si ha sido Marruecos esto puede estar detrás del cambio de opinión del Gobierno respecto al Sáhara. Así lo ha insinuado Jaume Asens, presidente de Unidas Podemos en el Congreso, planteando así un posible chantaje de Marruecos a Sánchez.