Las tensiones y desencuentros entre el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de la Comunidad de Madrid sigue sin desencallarse. Mientras Illa advierte de la necesidad de tomar medidas más estrictas para controlar la pandemia, Isabel Díaz Ayuso sigue empeñada en que las restricciones en 45 zonas de la región son suficientes para atajar el problema.

Tanto es así, que la presidenta de Madrid lleva días asegurando que los datos de la pandemia en la Comunidad están mejorando tras la aplicación de esas medidas. Este lunes Isabel Díaz Ayuso ha anunciado a bombo y platillo en Twitter un "desplome" de los ingresos hospitalarios y en UCI en la última semana. Unos datos que no son reales ya que la curva de la presión hospitalaria sigue en ascenso.

"Se desploman los ingresos hospitalarios por COVID en la última semana (-66%) y bajan también en las UCI (-11%). Invertimos la tendencia también durante el fin de semana: menos ingresos que hace siete días. Nuestra estrategia sanitaria funciona", aseguraba la popular.

 

Según la presidenta, los ingresos habrían disminuido un 66% y los ingresos en UCI un 11%, unos datos que son falsos y no se corresponden con la realidad. Y para comprobarlo no hace falta ir más lejos que al comunicado que la Comunidad lanzó este mismo lunes por la tarde.

Los ingresos no se reducen un 66%, sino que el crecimiento de los ingresos por COVID-19 se ha reducido en ese porcentaje, por lo que no se puede hablar de una bajada -ni mucho menos de un "desplome"- sino de una relentización de la subida. Según los datos aportados por el Gobierno madrileño, la semana del 14 al 20 de septiembre ingresaron 591 personas por coronavirus en los hospitales de la región: la semana del 21 al 27 de septiembre fueron 264.

Lo mismo ocurre con los datos aportados por la presidenta en cuanto a los ingresos en UCI: mientras Ayuso señala que se han reducido en un 11%, la realidad es que el crecimiento de ingresos se ha relentizado un 11%, según los datos aportados por la Comunidad de Madrid, que comparan la semana del 14 al 20 de septiembre y la semana del 21 al 27.

La curva de Madrid sigue ascendiendo, así como la presión hospitalaria, pero sigue sin haber acuerdo entre Sanidad y la Comunidad de Madrid tras la última reunión. El ministro Illa ha pedido a Ayuso que "se deje ayudar y escuche" porque "vamos tarde" y sigue exigiendo restricciones de movilidad en zonas con más de 500 casos por 100.000 habitantes.

Ayuso sigue desoyendo estas recomendaciones y de momento no ha aplicado medidas más restrictivas en la Comunidad. "Si vamos tarde, yo lo muy tengo claro, no será por nuestra parte", responde la popular.

La justificación que aportan desde el Gobierno regional es que "los ingresos se están ralentizando" y aseguran que "confían que en esta semana haya menos ingresos que la anterior". Así lo ha manifestado Enrique López, consejero de Justicia, apuntando que "para que algo empiece a bajar, primero tiene que ralentizarse el crecimiento".