El rapero leridano Pablo Hasél ha decidido encerrarse en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida (UdL) para evitar su previsible detención y encarcelamiento por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona.

Según han informado desde la plataforma organizada para dar apoyo al rapero, con esta medida pretenden evitar su puesta en prisión, la cual catalogan como un ataque “a la libertad de expresión”.

Así, el propio Hasel ha indicado a través de sus redes sociales que se encuentra "encerrado junto a bastantes solidarios en la UdL". E incluso va más allá en su intención de mantenerse en mantenerse donde está: "Tendrán que reventarla para detenerme y encarcelarme”. Asimismo, en su cuenta de Twitter muestra un vídeo donde se pueden ver las cadenas que muestran el encierro del artista.

 

En esta línea, el cantante ha hecho un llamamiento “por si alguien quiere echar una mano” en defensa de su causa y unirse al encierro. El pasado viernes finalizó el plazo otorgado por la Audiencia Nacional para que el cantante ingresara de forma voluntaria en la prisión, aunque ese día ya advirtió en su perfil de Twitter de que tendrían que "secuestrarle" para entrar en la cárcel.

Pablo Hasel ha sido condenado a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y a casi 30.000 euros de multa por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado.