Rajoy, desde Portugal, ventila el asunto panameño de Moix con una palabra y asegura que "sí" que sigue confiando en Moix. Desde Congreso, el ministro de Justicia, también ha intentado ser escueto, aunque lo que sí sabía es que ser copropietario de una empresa en Panamá puede ser legal: "Si es totalmente transparente para la agencia tributaria no tiene visos de fraude fiscal".

Pero para la oposición, lo de tener empresas en Panamá es tan recurrente que permite bromas. "Miras en unos vaqueros sucios y te encuentras unos papeles en Panamá", ironizaba Pablo Iglesias.

Después, para Iglesias todos los caminos conducen a su moción de censura contra Rajoy: "Frente a esto, la dignidad de una moción". Ciudadanos está más comedido, antes que al presidente del Gobierno, pide que se cambie al implicado, al fiscal Anticorrupción. "Una gota que se suma al vaso lleno. El fiscal Anticorrupción debería ser otra persona", señala Rivera.

Desde el PSOE recuerdan que ya hubo un ministro que dimitió por papeles en Panamá: "El señor Moix debería seguir el camino del señor Soria e inmediatamente dejar sus responsabilidades". Han pedido que Moix vaya al Congreso a dar explicaciones.