Quim Torra ha reconocido ante el juez que no cumplió la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar lazos amarillos de edificios públicos en periodo electoral porque, según él, era "ilegal" y de "imposible" cumplimiento": "Sí, la desobedecí".

El president catalán se sientea en el banquillo en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por no retirar los lazos amarillos y pancartas en apoyo a los independentista presos de los edificios públicos durante la campaña de las generales del pasado 28A. Se enfrenta a dos años de inhabilitación por desobediencia.

A la pregunta de su abogado, Gonzalo Boye, sobre si cumplió "si o no" la orden de la JEC, Torra ha sido taxativo: "No, no la cumplí. Digámoslo de otra forma: Sí, la desobedecí. Pero era imposible cumplir una orden ilegal. Todos los miembros de esta sala lo saben, era una orden ilegal dictada por un órgano que no tenía la competencia".

Antes, su defensa había pedido la nulidad de la causa, al cuestionar la imparcialidad de la instrucción y del tribunal, y que en caso de que el juicio siga adelante, se suspenda para que testifiquen miembros de la JEC.

El alegato final de Torra

En su alegato final ante la sala del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que lo ha juzgado por desobediencia, Torra ha asegurado que la sentencia "no cambiará la legitimidad" de los miembros del Parlament que lo eligieron, tras lo que ha sentenciado: "Si por defender los derechos de mis compatriotas he de ser condenado, bienvenida sea la condena".

"Este tribunal me puede condenar, sí, me podéis condenar, pero no cambiará la legitimidad de los que me eligieron. Me pueden condenar, sí, pero no cambiaréis en absoluto el compromiso que tengo asumido con el pueblo de Cataluña. Me pueden condenar, pero no cambiaréis la voluntad del pueblo de Cataluña. Me podrán condenar, ciertamente, pero no cambiaréis el destino de este país. La democracia gana siempre", ha exclamado Torra.

"La libertad acabará ganando siempre en este país. Y ante la historia recordad que vuestra condena será vuestra condena", ha enfatizado Torra, dirigiéndose al tribunal, antes de concluir su alegato con la expresión "Visca Catalunya lliure".

La respuesta del Gobierno a Torra

Minutos después de acabar el juicio ha llegado la primera reacción desde el Gobierno en funciones. La vicepresidenta Calvo ha respondido a Torra que, para estar en democracia, hay que cumplir las normas.

"La democracia permite que estemos todos dentro, tener límites para que la diversidad sea posible", ha añadido. Por eso, ha afeado al presidente de la Generalitat que se crea por encima de la legalidad y que lo exprese públicamente. "Quien piense que sus opiniones están por encima de las normas que hemos construido todo no está en la democracia", ha zanjado.

El president llegó al juicio entre gritos de "libertad president"

Torra ha llegado al TSJC con sus familiares y, al salir del coche, ha sido recibido por el expresident de la Generalitat, Artur Mas; el president del Parlament, Roger Torrent; y miembros del Govern de ERC, de la CUP y de JxCat.

Además, en este recibimiento han estado presentes dirigentes de Òmnium y de la ANC y simpatizantes de Torra, que le han recibido entre gritos de "no es justicia, es venganza" y "libertad president".

"Este es un nuevo caso de trato por la vía penal de un conflicto político"

Por su parte, el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonès, ha apuntado que este "es un nuevo caso de trato por la vía penal de un conflicto político" y ha mostrado su "apoyo a Quim Torra ante una nueva represión de la libertad de expresión".

En cuanto a la decisión del juez, ha destacado que no contemplarán "ninguna sentencia que no sea absolutoria" y que estarán "delante, defendiendo los derechos de todos los ciudadanos".

Meritxell Budó, portavoz del Govern, ha hecho unas declaraciones en la misma línea que el vicepresident. "La vía de los tribunales no es la vía para solucionar un problema político y reclamamos diálogo", ha destacado.

Tras la sesión de la mañana, Torra ha abandonado el Tribunal Superior de Justicia entre aplausos de los suyos. En Twitter ha insistido en sus palabras ante el tribunal.

 

Asegura que no se defenderá de nada

Quim Torra aseguró que no se defenderá de nada durante el juicio, sino que irá a "acusar al Estado de vulnerar" sus derechos y los de todos los ciudadanos. Así lo explicó este domingo en un 'Dinar groc' en Girona. "Mañana no voy a defenderme de nada porque cumplí mi deber como President: defender los derechos y las libertades".

Además, criticó que "están pasando cosas que no son aceptables ni tolerables", defendiendo que Cataluña es capaz de "demostrar al mundo que, de manera democrática, de manera pacífica, de una manera no violenta" se puede llevar a cabo la independencia.

Por otro lado, el líder del Ejecutivo catalán agradeció "la confianza y el apoyo" de los catalanes independentistas y señaló que cada uno tiene sus responsabilidades. "Mi responsabilidad como presidente del país es importante, pero la de cada uno de vosotros también lo es", destacó ante las 300 personas que acudieron al acto.