Al menos dos residencias madrileñas se quejaron ante la Policía de no poder derivar a ancianos con coronavirus al hospital. Así lo recogen las actas de la Policía Municipal de Madrid publicadas este miércoles por 'infoLibre', que corresponden a inspecciones realizadas por los agentes en sendas residencias de mayores de la capital durante los momentos más críticos de la pandemia.

En una de esas actas policiales, de una inspección realizada el 9 de abril, se recogen las palabras de la directora de la residencia Geriasa, situada en la calle Doctor Esquerdo de Madrid, quien, preguntada por la situación del centro, manifestó a los agentes que "si se hubiera podido derivar a los residentes al hospital no hubiera habido tantos fallecimientos puesto que sólo son residencia y no hospital".

Según infoLibre, para ese día habían fallecido ya 33 residentes del centro. De ellos, según las declaraciones de la directora del centro a la Policía, dos murieron en el hospital y 31 en la propia residencia "sin haberles realizado prueba".

La Policía Municipal volvió a visitar esta misma residencia el 15 de mayo. Para entonces habían fallecido otros 11 residentes. En esta segunda visita, según consta en las actas policiales reveladas por 'infoLibre', la directora del centro "manifiesta su estado de frustración debido a que no les dejaron derivar residentes en plena crisis hasta que el 08/04/2020 les permitieron la derivación de una forma selectiva y bajo los protocolos establecidos por el centro de referencia que es el Hospital de la Princesa".

La Policía registró quejas similares en la residencia Amavir de Usera, que inspeccionaron el día 7 de abril. En el acta correspondiente se indica que en el momento de la visita "en el centro hay cuatro cadáveres (2 ayer y 2 hoy)" y que el personal sanitario presente en ese momento son "1 médico, 1 DUE [Diplomado Universitario en Enfermería] y 16 auxiliares". "Las derivaciones al hospital de referencia (Hosp. 12 de Octubre) no se admiten para personas con síntomas por Covid", recoge el documento.

La revelación de estas actas policiales se produce en plena controversia por la gestión de las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid, en particular por el protocolo de derivación hospitalaria para los residentes de estos centros. El propio consejero de Políticas Sociales de la región, Alberto Reyero, ha denunciado que se establecieron criterios de exclusión que descartaban trasladar al hospital a ancianos con cierto nivel de dependencia o demencia y que advirtió a la Consejería de Sanidad de que ese protocolo provocaría muertes "indignas" en los centros.

Desde la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso alegó en un primer momento que esa orden nunca se había producido, para después ser corregida por su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que admitió que el protocolo se había enviado "por error".

Según los datos oficiales aportados por la Comunidad de Madrid este miércoles -que ha revisado a la baja el dato en dos ocasiones- el número de muertes por coronavirus en los centros de servicios sociales de carácter residencial de la región se sitúa en 5.975 defunciones.