Los resultados preliminares del estudio de seroprevalencia en España demuestran que un 95% de la población no se ha contagiado del COVID-19. Por eso, tanto Sanidad como expertos en epideiología advierten: hay que ir con los pies de plomo en la desescalada.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha destacado que rebrotes podría haber en todas partes: "Si no aplicamos las medidas de prevención el rebrote, no va a depender de la tasa de seroprevalencia como de lo prudentes que seamos".

"Con ese 5% se ha colapsado el sistema sanitario".

Y ante un rebrote, el sistema sanitario podría volver a colapsarse. "Nos hemos infectado un 5% en estos dos meses, y con este 5% se ha colapsado el sistema. Tenemos que seguir teniendo paciencia", explica Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.

El confinamiento ha funcionado

Que solo el 5% de la población tenga anticuerpos es un dato positivo porque demuestra que las medidas de confinamiento funcionaron, se paró la trasmisión. Lo negativo, es que todavía existe un alto riesgo de rebrote.

Para evitar que el virus circule por la población, los expertos indican que sería necesario que al menos un 60% de la población hubiera desarrollado defensas. Y eso, dicen, no se va a producir de momento, por lo que habría que esperar a conseguir la inmunidad de grupo a través de una vacuna.

Diferencias entre edades y territorios

Uno de los datos del estudio más destacables tiene que ver con la edad, pues los menores y jóvenes han desarrollado menos anticuerpos. Los expertos lo achacan dos posibles causas: el cierre de centros escolares anterior al confinamiento, o por el hecho de que a ellos les afecte menos desarrollando una infección más leve.

También, los porcentajes de inmunidad son diferentes entre territorios. Soria, Cuenca, Segovia, Madrid y Ciudad Real tienen un mayor porcentaje. En cambio, otros territorios como Ceuta, Murcia, Las Palmas, Huelva, y Tarragona no superan el 2%.

Pero ojo, estos datos no se deben de acelerar la desescalada, pues ninguna seroprevalencia ha sido cercana al 60%, por lo que no hay garantías.

De momento, este estudio aún no ha concluido por lo que en las próximas semanas se podrá comprobar si el porcentaje de defensas al coronavirus crece entre los participantes.