Las medidas de alivio del confinamiento han permitido a muchas personas salir de su casa por primera vez en casi dos meses, pero no todas las salidas se han realizado acorde a las medidas marcadas por el Gobierno.

La primera de ellas es respetar la distancia de seguridad, una medida que, a pesar de que en ciudades con Madrid o Barcelona, pueda ser más compleja de cumplir, debe ponerse en marcha igualmente.

En el caso de la capital, algunos ciudadanos consideran que sería más fácil si se reabrieran los parques. Una idea que no comparte el alcalde, que considera que de esta manera se podrían producir aglomeraciones.

En las primeras salidas de adultos este pasado fin de semana se han podido observar algunas violaciones de estas restricciones. De hecho, se han producido diversos botellones en el centro de Madrid. La Policía asegura que las imágenes serán revisadas para identificar a los infractores.

Además, las salidas deben producirse dentro de la franja horaria correspondiente si nos encontramos en una ciudad de más de 5.000 habitantes. El objetivo es evitar las aglomeraciones y, a pesar de que como norma general se cumple, en los últimos días se han visto infracciones.

Ejemplo de ello son las imágenes que se pueden apreciar en el vídeo que acompaña estas líneas, donde un joven en Ibiza que, tras ser reprendido, acaba tirando al mar al agente que le recrimina su acción y le acaba tirando al agua e intentando ahogar.

En los paseos no está permitido juntarse con personas que no convivan en el domicilio familiar y tampoco se puede andar amás de un kilómetro de distancia de la residencia.

En el caso de salir a hacer deporte, hay que realizarlo de forma individual y aumentar la distancia interpersonal hasta cinco metros. El motivo, como ha argumentado Fernando Simón es que "hay una respiración más potente y hay otras posibilidades de contacto con otras secreciones o fluidos".