España ya tiene su plan de vacunación contra el coronavirus. Aunque falta conocer todos los detalles, el presidente, Pedro Sánchez, ya ha ido adelantando algunos datos y objetivos: que una "parte sustancia" de la población pueda estar vacunada en el primer semestre de 2021.

Objetivo 1: empezar a vacunar en enero

Esa es la intención, empezar a vacunar a la población a primeros del próximo año. Desde el Gobierno, tanto el presidente como el ministro de Sanidad han insistido en que las vacunas estarán disponibles a principios de año y que España comprará más vacunas de las que sean necesarias para "ir sobre seguro".

Objetivo 2: 30 millones de españoles vacunados a mitad de año

El ministro de Sanidad confía de hecho en que a mediados de año haya vacunados unos 30 millones de ciudadanos, "un 70 % de la población en números redondos", lo que permitiría tener a buena parte de la ciudadanía inmunizada.

Objetivo 3: vacunar sin obligar

Según ha adelantado Salvador Illa, no será obligatoria. Así, aunque "legalmente" el Gobierno podría hacer que fuera obligatorio vacunarse, se ha mostrado seguro que aún no haciéndolo "habrá un nivel de respuesta muy alto" entre los españoles, ha dicho en una entrevista el fin de semana.

Objetivo 4: habilitar 13.000 puntos de vacunación

Sánchez ha adelantado que la campaña contará con 13.000 puntos de vacunación. La estrategia, según ha explicado, permitirá que la población pueda ser vacunada "con todas las garantías" y de una "manera equitativa".

En esos 13.000 puntos de vacunación suelen vacunarse unos 10 millones de personas en un período de dos meses, de forma que "con la red habitual" de puntos de vacunación se podrá "funcionar perfectamente con un ritmo rápido y eficiente, y con garantías".

Los grupos prioritarios

El plan completo de vacunación se conocerá este martes. "Hemos trabajado desde septiembre y lo presentaremos el martes en el Consejo de Ministros", según anunció Sánchez.

Según ha sabido laSexta, ese plan proyecta que los primeros grupos en ser inoculados los ancianos que viven en residencias y sus cuidadores, los médicos y enfermeros que trabajan en primera línea contra la infección y las personas dependientes con graves discapacidades.

Después, podrá acceder a la vacuna un segundo grupo en el que se incluye a los mayores de 70 años y enfermos crónicos con patologías que pueden complicar la evolución del COVID

El tercer grupo en vacunarse será el personal de servicios esenciales (policías, bomberos…). La estrategia de vacunación también piensa en la sostenibilidad de la economía e incluye en este grupo prioritario a todos aquellos que no pueden teletrabajar como los taxistas, los repartidores o los camareros, por ejemplo.

Además de establecer quién se vacunará primero también detalla cómo se distribuirán entre las comunidades. Si se hará con un criterio equitativo, se enviarán a las localidades con más casos o más población envejecida. Las Comunidades Autónomas serán las encargadas de proveer del material necesario para la vacunación.