El presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, ha responsabilizado a "la violencia" del Estado contra Catalunya de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) no vaya a Barcelona. "Hasta el 1 de octubre, Barcelona era la favorita. Con violencia, retroceso democrático y el 155, el Estado la ha sentenciado", ha criticado en un apunte en Twitter.

Puigdemont concluye que la aplicación del artículo 155 tiene consecuencias políticas pero también económicas como "empobrecer" un territorio como Catalunya que esperaba ser sede de esta agencia.

"El éxito del 155: encarcelar líderes civiles y la mitad del Govern legítimo, forzar el exilio de la otra mitad, erradicar el autogobierno y ahora ya podemos sumar empobrecer el territorio", ha reflexionado.

 

Puigdemont adjunta en su tuit varias capturas de pantallas que son informaciones relativas a los encarcelamientos, a la cargas policiales del 1 de octubre, y al desenlace la ubicación de la EMA, contraria a los intereses de Barcelona.