La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha suspendido el toque de queda a las 20.00 horas en el Castilla y León, tal y como le pidió el Gobierno central, según ha podido saber laSexta.

Esta decisión judicial llega un mes después de Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta, decretara que las restricciones de movilidad se adelantaban a las 20:00 horas. Ello, a pesar de que el decreto del estado de alarma recoge que el toque de queda debe estar establecido entre las 22:00 horas y las 00:00 horas.

El Supremo entiende así que, al adelantar el toque de queda, se produce una limitación de derechos fundamentales y considera que es necesario respetar los márgenes del horario establecido en el decreto que estableció el Ejecutivo central.

Fue el propio Gobierno central el que recurrió ante el Tribunal Supremo la decisión de la Junta de Castilla y León de adelantar las restricciones de movilidad nocturna dos horas antes de lo que el Real Decreto 926/2020 que rige el estado de alarma actual permite.

A juicio del Ejecutivo, la medida dictada vulneraba el decreto y, según defendía entonces Salvador Illa, "lo dictado tiene que respetarse". El que fuera ministro de Sanidad defendía que el estado de alarma actual "funciona" para contener el aumento de contagios de coronavirus.

Entonces, el presidente autonómico decidió esperar a la decisión del alto tribunal para retirar este límite horario. Así, los ciudadanos de Castilla y León han permanecido un mes siguiendo estas restricciones.

Además de este toque de queda, la hostelería ha echado el cierre en las zonas con una incidencia superior a los 1.500 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en estas zonas los comercios deberán cerrar a las 18:00 horas. De la misma manera, sigue vigente el confinamiento perimetral por provincias y las reuniones quedan limitadas a cuatro personas.

Mañueco reacciona con el cierre de la actividad a las 20 horas

Tras conocer la decisión judicial, Mañueco ha asumido la suspensión del adelanto del toque de queda, que queda fijado de nuevo a las 22:00 horas, pero ha anunciado el cierre de la actividad empresarial no esencial a las 20:00 horas.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa convocada justo después de conocer la resolución cautelar del Supremo, que ha asumido con la firma de sendos acuerdos, uno para dejar sin efecto el adelanto del toque de queda y otro para aprobar una serie de medidas que pretenden compensar la decisión, con nuevas restricciones que favorezcan el aislamiento y reducir los contagios.