Los votos del PSOE, el PP y Vox han tumbado en la Mesa del Congreso la última comisión de investigación registrada sobre la figura de Juan Carlos I, en esta ocasión, impulsada por Unidas Podemos y otros ocho partidos. Esta es ya la decimoquinta que se ha planteado en estos casi dos años de legislatura, y la decimoquinta que no sale adelante.

Siguiendo el criterio de los letrados de la Cámara y los precedentes, la Mesa del Congreso ha rechazado tramitar la iniciativa alegando que, los artículos 56.3 y 65 de la Constitución, así como la interpretación que viene haciendo el Tribunal Constitucional de la inviolabilidad del Rey, no permiten admitir esa petición de comisión de investigación.

Más concretamente, esta nueva comisión de investigación fue pedida a finales de julio para esclarecer la presunta venta "opaca de armas" a países "no democráticos", entre los que se cita Marruecos. También se pedía con la intención de intentar esclarecer si el Rey emérito pudo haberse lucrado mediante presuntas "comisiones ilegales".

La iniciativa fue impulsada por la formación morada junto a ERC, Bildu, Junts, PDeCAT, la CUP, Más País-Equo, Compromís y BNG al entender que diversas informaciones periodísticas reflejan transacciones de "dudosa legalidad", que podrían incluso constituir un presunto delito de malversación de fondos públicos.

En el texto, las formaciones pedían al Congreso que "arroje luz sobre cualquier sombra de corrupción que afecte a las instituciones públicas" y argumentaban, además, la necesidad de crear este órgano parlamentario por el "indudable interés público" que tiene la decisión de Juan Carlos I de solicitar, por segunda vez en pocos meses, una regularización tributaria millonaria.

Pero el bloqueo de esta nueva comisión era ya casi anunciado. Una semana antes, PSOE, PP y Vox habían vuelto a unir sus votos en la Mesa del Congreso para no tramitar otras dos comisiones de investigación sobre el padre de Felipe VI, planteadas por gran parte de los aliados del Ejecutivo progresista, pero sin Podemos.