Tras la primera jornada de la investidura de Pedro Sánchez, las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos parecían más encalladas que nunca. Sánchez a penas se dirigió durante su discurso a Pablo Iglesias, algo que molestó mucho a su socio preferente.

A pesar de esto, y tal y cómo ha publicado 'El Periódico', el PSOE les habría ofrecido en las negociaciones privadas una vicepresidencia "simbólica y sin contenido", el ministerio de Juventud y el de Vivienda. Eso sí, las competencias sobre el control de los alquileres quedarían fuera del ministerio.

Podemos ha confirmado al menos el ofrecimiento de Vivienda. Esta oferta no les ha convencido y la tachan de irrespetuosa, una tomadura de pelo que no les garantiza ejecutar políticas de izquierdas con contenido y presupuesto.

Podemos ha respondido que no aceptará la oferta socialista: "Podemos no puede aceptar una vicepresidencia que consista en representar al Gobierno en actos", han asegurado desde la formación morada después de Carmen Calvo haya confirmado su disposición de que ese puesto sea para Irene Montero.

En Podemos admiten que los socialistas están abiertos a que Irene Montero forme parte del Gobierno, "sólo faltaría", ha dicho el secretario de Acción de Gobierno y Acción Institucional de Podemos, pero en concreto sobre la vicepresidencia dicen que no se han puesto nombres concretos en la mesa.

"Nos dijeron que estaba pensada para una mujer", han puntualizado desde Unidas Podemos, que insisten en que ese puesto, tal y como lo plantean los socialistas, es "meramente decorativo".

Desde la formación morada insisten en que "hay margen para pactar con el PSOE si quieren de verdad una coalición", en la que aspiran a tener competencias en un porcentaje proporcional a los votos obtenidos.

Y como ya avisó el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no están dispuestos a entrar en un Gobierno si no se les concede el poder de cambiar y dirigir políticas. Porque hasta el momento, no se ha cedido ni uno solo de los ministerios existentes en la actualidad, sino que el PSOE plantea darles carteras de nueva creación, como el Ministerio de Infancia, que hasta ahora eran secretarías de Estado.