El Partido Socialista se hará con la presidencia de Navarra, salvo sorpresas. La candidata del PSN, María Chivite, ha anunciado este viernes un preacuerdo con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra para un programa de Gobierno.

Tras tres horas de reunión hoy en el Parlamento de Navarra y semanas de encuentros con todas las formaciones que finalmente formarán parte del nuevo Ejecutivo, se ha presentado este principio de acuerdo. Todavía queda negociar la estructura y composición, aunque previsiblemente las conversaciones no se retomarán hasta después de lo Sanfermines, a partir del 14 de julio.

Para ser investida presidenta, Chivite necesita de la abstención de EH Bildu, algo que desde Navarra Suma, la coalición de PP, UPN y Ciudadanos en Navarra que ganó las elecciones, han criticado y reprochado al propio presidente del Gobierno en funciones, que ya no podrá contar con sus dos diputados para ser investido en el Congreso.

El Partido Popular, de hecho, ya ha publicado un tuit a propósito de esto.

 

El acuerdo ha sido anunciado conjuntamente por los cuatro partidos en una comparecencia en la que han participado la secretaria general del PSN y candidata a la Presidencia de Navarra, María Chivite, la jefa del Ejecutivo en funciones y líder de Geroa Bai, Uxue Barkos, el secretario general de Podemos Navarra, Eduardo Santos, y la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón.

La líder socialista ha agradecido "la disposición del resto de formaciones políticas por su voluntad de diálogo y de llegar a acuerdos, que son acuerdos muy positivos para Navarra".

Chivite ha señalado que se ha acordado "un programa ambicioso, centrado en las personas, progresista, con avances sociales, en el que se afrontan los retos económicos que tiene nuestra comunidad, y en el que se hace especial hincapié en la convivencia".