Entre los doce concejales o exconcejales del PP en Colmenar Viejo procesados por prevaricación urbanística, está Miguel Ángel Santamaría, el actual alcalde del pueblo. También su predecesor en el cargo, José María Federico.

Están acusados de dar 16 licencias urbanísticas, como las de una urbanización con los informes técnicos en contra. Uno de ellos incluso les advertía expresamente de la ilegalidad. "Se han creído que pueden tomar decisiones discrecionales sobre actos que deben ser regulados", explica Mariano Martín, portavoz de Ganemos Comenar.

La oposición en bloque pide la cabeza del alcalde: "Si el PP no toma decisiones habrá consecuencias". Habrá que esperar a ver si se produce esa reacción de la nueva dirección del PP madrileño, porque la antigua apostó por el alcalde a pesar de que ya estaba imputado.

La expresidenta sigue teniendo la mejor opinión de los procesados: "Tengo a José María de Federico por una persona extraordinariamente honorable igual que al nuevo alcalde".

Al alcalde se le acumulan los líos judiciales, también está denunciado por saltarse el precinto de un negocio ilegal para casar en persona al exministro Wert. Concretamente, el de la Finca La Camarga, y eso que fue su Gobierno el que la clausuró y advirtió de las consecuencias de saltarse el cierre. Lo que no esperaba, probablemente, es que el denunciado sería él.