La víspera del Mobile World Congress, la Feria del Móvil de Barcelona, arranca con problemas para encontrar transporte público después de que los VTC dejaran de dar servicio desde el 1 de febrero.

En las imágenes se pueden apreciar largas colas para poder montarse en un taxi. Ocasión que han aprovechado los trabajadores de Uber y Cabify para felicitar, irónicamente, a través de las redes a la administraciones públicas de echarlos de la ciudad.

 

A esto se suman los paros parciales convocados a partir de este en el Metro, donde funcionarán los servicios mínimos del suburbano al 50% en las horas punta.