La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha pedido este miércoles en el Congreso que se permita la facilitación de la tramitación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 porque darán "certeza, confianza y esperanza", canalizar los fondos europeos, impulsar la recuperación y ser un "revulsivo" para el Estado de bienestar, por lo que ha criticado la "irresponsabilidad" del PP y Vox con sus enmiendas a la totalidad.

Así lo ha señalado durante la defensa del proyecto de Presupuestos en el debate de las enmiendas la totalidad en el Congreso, en la que ha pedido que se permita la tramitación de unos PGE que "son de país" y buscan dar "certeza" en un momento de "extraordinaria certidumbre", así como "confianza frente al desánimo" y "esperanza en que se saldrá de la crisis lo antes posible".

La ministra ha subrayado que es una "auténtica anomalía" seguir con los PGE prorrogados de 2018 diseñados en circunstancias distintas y estando "absolutamente desfasados", y en este punto ha criticado que la presentación de enmiendas a la totalidad demuestra una "preocupante incapacidad para entender el momento de excepcionalidad".

En este sentido, ha criticado la "irresponsabilidad manifiesta" de PP y Vox con sus enmiendas a la totalidad, ya que "se puede compartir o discrepar pero no pueden dudar de la imperiosa necesidad de que este país cuente con unas nuevas cuentas públicas".

Por ello, frente a unos PGE "inservibles" de 2018 en "la peor crisis sanitaria, económica y social", ha urgido a aprobar unas nuevas cuentas y dar "soluciones reales", rechazando las políticas de "vetos cruzados", que "solo llevan al inmovilismo y la frustración" y que se sustituyan las descalificaciones al adversario por el debate de las ideas.

De igual forma, ha rechazado las "recetas neoliberales" del PP en la anterior crisis y ha defendido que frente al rescate de la banca en la anterior crisis, ahora "el Estado ha salido al rescate del país", y se ha endeudado para que las CCAA tengan más recursos, frente a la "asfixia" de la anterior etapa.

Las enmiendas no saldrán adelante

La votación de las siete enmiendas a la totalidad, presentadas por PP, Vox, JxCAT, Coalición Canaria (CC), Foro Asturias, BNG y la CUP está prevista para el jueves y se hará de forma conjunta. Estos vetos serán probablemente rechazados con la mayoría que conforman los partidos que apoyaron la investidura. De hecho, fuentes del Gobierno aseguran que están muy tranquilos porque superarán este primer trámite para la aprobación de los Presupuestos.

Las cuentas contarán con el apoyo de Bildu. "Bildu tiene una posición favorable para apoyar los Presupuestos. Seremos proactivos. Hemos observado que hay receptividad a nuestras propuestas", ha añadido Otegi, que insiste que el voto será 'sí' "salvo sorpresa de última hora".

Por su parte, Ciudadanos ya ha dejado claro cuáles son sus líneas rojas. La formación liderada por Inés Arrimadas ha asegurado que votará 'no' si Sánchez no accede a sus cuatro exigencias, entre ellas un compromiso de que no aceptará un referéndum de independencia y la retirada de la enmienda que permite eliminar el castellano como lengua vehicular en las escuelas de algunas comunidades. "Si estas cuatro cosas no están, el voto final será 'no'", afirman fuentes de la dirección de Cs.

Fuentes del Gobierno apuntan que no harán nada que aleje a ERC del pacto presupuestario y señalan que Arrimadas no puede volver a la estrategia de Albert Rivera. Además, destacan que la posición de Ciudadanos no altera la hoja de ruta del Ejecutivo.

El PP pide la devolución de unas cuentas que tacha de "incendiarias" e irreales, al considerar que lastrarán la recuperación económica con subidas de impuestos. Vox coincide en calificar de "irreal e irresponsable" el cuadro económico del Gobierno, mientras que CC reclama un presupuesto específico para Canarias; BNG, más fondos para Galicia; JxCAT, más inversiones para Cataluña; la CUP, derogar la ley mordaza y la reforma laboral, y Foro Asturias ve discriminación entre territorios.