Los Presupuestos Generales del Estado de 2021 tienen su aprobación más que garantizada en el Congreso. El Gobierno de coalición suma a día de hoy 186 votos a favor. Los últimos en dar el 'sí' han sido PDeCat y Más País. Con ellos son 186 votos. Falta saber la posición de Teruel Existe, Partido Regionalista de Cantabria (PRC), y Nueva Canarias, que ya han visto la inclusión de varias enmiendas a las cuentas, con los que podría llegar a los 189, una mayoría absoluta más que holgada.

Antes habían confirmado su respaldo de Esquerra Republicana, el PNV, EH-Bildu y Compromís, en línea del bloque de investidura que facilitó la constitución del Gobierno. Unos apoyos que, si bien despejaron el camino para aprobar las Cuentas, no han estado exentos de polémica y críticas, sobre todo por el apoyo de la formación abertzale.

A partir de este martes, lo que toca es escuchar a los distintos ministros del Gobierno en la tribuna para defender las cuentas de sus respectivos departamentos, comenzando por la titular de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. Esto será entre hoy y mañana.

Para la votación de las enmiendas que quedan "vivas", el Congreso ha previsto tres rondas de votaciones exclusivamente telemáticas durante el martes y el miércoles, por lo que el miércoles a las 20.00 horas el Pleno habrá votado todas las enmiendas parciales a los Presupuestos y las cuentas habrán quedado listas para sus votaciones decisivas.

El jueves será el día clave ya que, tras el último de los debates, se procederá a las votaciones (telemáticas y presenciales) de las distintas secciones presupuestarias. En esta ronda, el Gobierno no puede perder ni una sola votación, ya que el rechazo de una sola sección implicaría el fracaso de las cuentas y la devolución del Presupuesto al Ejecutivo.

El Gobierno no puede perder ni una sola votación de las distintas secciones presupuestarias, ya que el rechazo de una sola implicaría la devolución del Presupuesto al Ejecutivo.

Ciudadanos, en el 'no' con PP y Vox

En el voto en contra siguen el PP y sus socios de UPN y Foro Asturias, así como Coalición Canaria y los independentistas catalanes de Junts y la CUP. Ciudadanos,que apoyó tramitar los presupuestos y se ofreció a negociar, ya se pasó también al 'no' ante el acuerdo de Gobierno con ERC y Bildu y tras ver que solo se admitió una enmienda naranja, la relativa a la tarjeta sanitaria única. Vox también está en contra de los Presupuestos, aunque en su caso renunciaron a presentar enmiendas y ni siquiera participaron en las votaciones de la comisión.

Hasta ahora, la tramitación parlamentaria ha 'congelado' el sueldo del Gobierno, eliminado las cuentas la subida fiscal al diésel, y repartido una serie de inversiones territoriales en virtud de los acuerdos alcanzados por el Gobierno con sus socios, particularmente en el País Vasco y Navarra, auspiciados por PNV y Bildu, y Cataluña (ERC), pero también en Madrid (Más País), Cantabria (PRC), Canarias (NC) y Aragón (Teruel Existe)

Entre las inversiones más destacadas comprometidas hasta ahora se encuentran los 100 millones de inversión real para el AVE en Barcelona, 50 millones para un plan renove para la industria de la máquina herramienta, y un plan contra la pobreza en Canarias por valor de 30 millones de euros.

También se han reservado 10 millones para I+D+i en el Plan Tecnológico Aeronáutico, hay dos nuevas partidas dirigidas a la crisis migratoria (2,5 millones adicionales a Salvamento Marítimo y 4 millones para proyectos humanitarios), la financiación de un proyecto piloto para una planta de recuperación de residuos y un estudio para encontrar alternativas de bajas emisiones a los vuelos peninsulares.

En el articulado del proyecto, el Gobierno también ha pactado ampliar los supuestos de contratación para personal investigador, incentivos a la participación empresarial en centros tecnológicos y a la producción de energía eólica marina con instalaciones en los puertos, la venta de los cuarteles de Loyola al Ayuntamiento de San Sebastián, y facilidades para la contratación de docentes en universidades no presenciales no enteramente públicas.