Mientras los nuevos contagios de coronavirus siguen aumentando en España, todos los ojos están puestos en Aragón, que se está llevando la peor parte. Preocupa especialmente la situación de sus residencias de mayores.

En la de Burbáguena, un municipio turolense de poco más de 200 habitantes, el número de muertos por coronavirus asciende a cuatro. Además, hay 72 positivos, de los que 63 son residentes y 9 trabajadores.

El Gobierno de Aragón ve indicios de delito en la gestión del centro de este pueblo de Teruel y tiene previsto presentar una denuncia penal. Según aseguran desde el Ejecutivo aragonés, han tomado esta decisión para exigir todas las responsabilidades ante la gravedad de lo ocurrido.

La residencia de Burbáguena rechaza hacer cualquier declaración hasta que el Gobierno de Aragón presente la denuncia y sepan de qué se les está acusando exactamente.

Joaquín Peribañez, alcalde de Burbáguena, aseguró en Al Rojo Vivo que el brote está controlado y añadió: "La gestión de la residencia hasta estos momentos había tenido un resultado de nota alta".

En Chimillas, Huesca, 53 ancianos de su residencia han dado positivo y hay un fallecido. Miguel Angel Torres, alcalde de la localidad, ha mostrado su preocupación por lo ocurrido y ha lamentado que el trabajo del centro se vea "emborronado por los últimos contagios" porque "siempre ha sido ejemplar".

Desde el Círculo Empresarial de Atención a la Dependencia, critican duramente al Gobierno de Aragón. "Da miedo Aragón porque su gobierno no tiene los deberes hechos y no podemos trabajar con el personal que tenemos", ha asegurado su presidenta, Cintia Pascual, a la Cadena SER.

Según los datos del Gobierno de Aragón, este viernes se notificaron 512 nuevos positivos por coronavirus en la comunidad. De ellos, 306 serían asintomáticos.