A menos de dos semanas para que se abra el plazo de matriculación del nuevo curso escolar, cuyos procesos de admisión arrancan el próximo 8 de abril, la comunidad educativa ya evidencia sus preocupaciones.

"La subida del ratio puede hacer que los contagios aumenten", asevera Esther, profesora de 3º de Primaria. "Nos preocupa que no contemple la necesidad de mantener el refuerzo de plantillas y un menor número de alumnado por aula", apunta por su parte Marisa Vico, responsable de Enseñanza Pública de UGT.

Aunque hace tan solo unos días, la ministra de Educación, Isabel Celaá, agradecía a docentes, alumnado y familias su "esfuerzo" para "garantizar el derecho a la educación", para padres y profesores, estas palabras no son suficientes

 

"No se puede contar con la certeza de que en septiembre ya no haya pandemia", asevera María Carmen Morillas, presidenta de CEAPA en Madrid.

Piden el compromiso de que el número de alumnos por profesor no vuelvan a los niveles anteriores a la pandemia, de unos 30 alumnos por clase, algo que a juicio de Esther García, maestra de Educación Especial, "sería abocar al alumnado al fracaso escolar".

Por eso, exigen al Ministerio mantener ratios reducidas, por debajo de 20 alumnos por profesor. "Hemos visto como los estudiantes podían avanzar de una manera más adecuada", afirma Óscar Martín, presidente del Consejo de Directores de Madrid, que sostiene que con esas ratios más pequeñas "el profesorado también puede hacer un seguimiento mucho más cercano del alumno", lo cual -defiende- es positivo no solo desde un punto de vista académico, sino también emocional.

Sin decisión firme al respecto aún, algunas comunidades aseguran contar ya con una hoja de ruta de cara al próximo curso. Andalucía, por ejemplo, pretende mantener menos alumnos por aula, la Comunidad Valenciana seguiría contando con los más de 4.600 profesores de refuerzo contratados y Extremadura, con otros 900 si la pandemia continúa.

Por su parte, Madrid o Galicia aseguran que tomarán las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las aulas que marquen los protocolos.

"Si no se piensa en la educación como una inversión a futuro, como algo que hay que cuidar, se volverá a caer en los mismos errores", advierten no obstante desde UGT. Insisten, además, en la necesidad de invertir en políticas que permitan a los docentes afrontar los nuevos retos con mejores condiciones laborales y de seguridad.