La Autoridad Portuaria de Gibraltar ha confirmado una fuga de fueloil pesado saliente del OS35 del que una pequeña cantidad sobrepasa el perímetro de la barrera. El Gobierno de Gibraltar ha publicado unas fotografías en las que se ve claramente una mancha que sobrepasa la barrera de seguridad que pretendía contener el combustible que pudiera verte el buque, que permanece semihundido desde el martes frente a la costa este del Peñón tras chocar con otro barco.

El Gobierno asegura en un comunicado que el equipo de salvamento a bordo identificó la fuente de esta fuga en dos respiraderos de los tanques de combustible, que habían sido habían sido sellados previamente. Al parecer, el sellado falló, pero los buzos pudieron restablecerlo después y actualmente trabajan para detener la liberación de aceite de los respiraderos.

Actualmente se están desplegando skimmers -colectores- a bordo para comenzar a recolectar lo que hay dentro de la barrera, dice la GBC.

La última información que habían trasladado desde el Gobierno del Peñón era que al fin habían comenzado las labores de extracción del combustible que contiene el granelero, cuyo casco se partió es miércoles, accidente que provocó que el Gobierno de Gibraltar calificar el incidente como "grave". Desde Gibraltar habían asegurado que la situación se encontraba estable, si bien reconocieron una fuga de aceite lubricante. A las 12h30 de este jueves había prevista una reunión del Consejo de Emergencia, tras la cual darán una actualización de la información sobre el desarrollo de la operación.

El Gobierno informó este miércoles de que se había roto el casco del buque, situado en la zona de Levante en Gibraltar, tal y como habían previsto que podía suceder. Nada más conocerse la fractura del casco Gibraltar declaró el incidente como "grave" y comenzó la operación "urgente" para extraer el combustible del buque.

El capitán del barco desobedeció a Gibraltar

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ha afirmado en una entrevista en TVE que, tras el choque, el capitán del OS35 no obedeció las órdenes de Gibraltar y siguió su viaje hasta que la afectación del barco se lo impidió. Según Picardo, se le pidió que parara, pero "no paró, no siguió las instrucciones de Gibraltar y decía que no tenía ningún daño".

El Consejo de Contingencia de Gibraltar reunido a última hora de este miércoles presidido por Picardo, indicó que un equipo de buceo inspeccionará los daños del barco. Según Picardo, la "primera preocupación" es descargar "lo antes posible" el fueloil pesado con bajo contenido de azufre que hay a bordo, seguido del gasóleo y luego del aceite lubricante. Según el Gobierno de Gibraltar, el combustible a bordo "está bien contenido".

El OS 35 fue rodeado por una barrera oceánica que debería contener cualquier derrame de petróleo que pueda producirse, lo que, a vista de las imágenes de la televisión gibraltareña, no ha funcionado, como se aprecia en las imágenes aéreas. El Gobierno del Peñón admitió que, con la rotura, se había producido una fuga de sustancias del buque, que parecía ser aceite lubricante.

Imagen aérea del buque con la mancha de fuel que sale de la barrera

Este aceite lubricante está actualmente contenido dentro de la barrera primaria y se hará todo lo posible para retirarlo del mar utilizando un skimmer -colector para extraer el combustible- y una barcaza de lodos antes de que pueda filtrarse fuera de la barrera", agrega el Gobierno de Gibraltar, que tras la fractura del casco del buque no detectaba "ningún derrame de petróleo" y aseguraba que la barrera marina desplegada alrededor de la nave contendría cualquier vertido.

Los alcaldes de la zona piden medidas urgentes

El alcalde de la Línea de la Concepción, colindante con el territorio británico, pidió que se retiraran cuanto antes los combustibles que lleva el carguero: "El problema serio son las 460 toneladas que tiene de fuel, de aceite...", explicó su alcalde, Juan Franco.

Un problema que creen que podría empeorar si cambian las condiciones meteorológicas. "Fuera del puerto está completamente expuesto a la naturaleza, las corrientes... y hace que sea mucho más peligroso", apuntó Patricia Villanueva, de Ecologistas en Acción.

Pero Picardo ha defendido su decisión de mantener el buque frente a la costa y no haberlo llevado a Puerto, la cual asegura que ha sido "técnica" y no política: "Si lo hubiéramos traído de nuevo al puerto se hubiera hundido y hubiera habido un gran vertido de fuel", ha aseverado Picardo, que ha añadido que "todos los técnicos avalan la decisión que tomó la Capitanía de Gibraltar". "No es una decisión política, es una decisión técnica", ha añadido.

Según ha explicado en una entrevista concedida a TVE y recogida por Europa Press, el buque "salía hasta el Estrecho para continuar su viaje y una vez en el Estrecho, contrario a las instrucciones de Gibraltar, la entrada de agua en el buque fue tal que el capitán no pudo seguir su viaje y tuvo entonces que aceptar las instrucciones de Capitanía de Gibraltar". en una entrevista con

Todo comenzó el pasado martes después de que el carguero chocase junto al Peñón con otro buque y comenzase a entrar agua. Para evitar el hundimiento, la autoridad portuaria de Gibraltar decidió remolcarlo hasta la costa de la Catalan Bay, en el lado este del Peñón -fuera de la Bahía de Algeciras y frente a la costa-, pero desde el movimiento ecologista desvelan que eso ha sido un error y que tendrían que haberlo movido a puerto.

Gibraltar trasladó la declaración del "incidente grave" al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, al presidente de la Diputación de Cádiz y alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, y al alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco.

"Aparcar las cuestiones políticas"

El incidente ha levantado las críticas del alcalde de Algeciras (Cádiz), José Ignacio Landaluce, que ha calificado de "irresponsable" la actitud de las autoridades de Gibraltar, porque no se "dejasen ayudar y apoyar por los equipos de Salvamento Marítimo de España, que tienen una gran experiencia en estos temas", y logar evitar así "catástrofes como en octubre de 2008 con la rotura en dos del buque de bandera liberiana Fedra". Landaluce ordenó este miércoles activar el Plan Local de Actuación contra la Contaminación del Litoral en su fase de preemergencia.

Pero el alcalde de la Línea ha pedido apaciguar los ánimos y "aparcar cuestiones de política internacional y llegar a un entendimiento, para colaborar y evitar posibles daños medioambientales". Franco ha informado de que el Ayuntamiento de su ciudad ha celebrado un "gabinete de crisis", exponiendo que la situación suscitada por el siniestro del buque granelero OS35 "supera con creces" las competencias" municipales, por lo cual el Consistorio linense está en contacto con la Subdelegación del Gobierno central, las autoridades gibraltareñas y la Dirección General de Marina Mercante.