Indignación generalizada ante las imágenes de la primera noche sin estado de alarma en España, que deja escenas de aglomeraciones y fiestas en plena calle, sin respetar las medidas de seguridad frente al coronavirus.

Un rechazo que comparten muchos ciudadanos, así como políticos de diferente signo, que este domingo han condenado estos comportamientos irresponsables, entre ellos el alcalde de Madrid, ciudad en la que se registraron multitudinarios botellones anoche, José Luis Martínez Almeida.

"La libertad no consiste en infringir las normas, que quede claro", ha aseverado el también portavoz nacional del PP, cuyo partido llevaba precisamente la palabra "libertad" como eslogan de campaña en las elecciones del pasado 4 de mayo.

"La libertad no consiste en hacer botellones, porque los botellones no están permitidos en la ciudad de Madrid", ha aclarado el primer edil de la capital, donde en las primeras horas tras decaer el toque de queda proliferaron las reuniones de personas bebiendo en diferentes puntos de la ciudad, incluida la Puerta del Sol.

"Cualquier persona que venga a la Comunitat Valenciana tiene que cumplir las normas", ha sentenciado por su parte el presidente valenciano Ximo Puig, cuya comunidad conserva el toque de queda.

Desde el PSOE, también el exministro de Sanidad, Salvador Illa, ha pedido responsabilidad y ha recordado que "se acaba el estado de alarma pero la pandemia continúa". Así se ha pronunciado en Twitter el candidato socialista a los últimos comicios catalanes, que ha destacado que "hay que ser constantes en el seguimiento de las recomendaciones sanitarias y en el ejercicio de la responsabilidad".

 

Las fuerzas de seguridad aseguran que trabajarán para evitar que se repitan las escenas de anoche y se suman a esa condena. En este sentido, el director de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer, ha tachado de "irresponsable" e "insolidario" que, tras "un año de mucho sufrimiento de muchos sectores", quienes hayan perdido a un familiar se encuentren con este tipo de actitudes.

Entretanto, los sanitarios avisan: estos comportamientos podrían incrementar la transmisión, lo que a su vez podría traducirse en más muertes por COVID-19. En este sentido, Ángela Hernández, vicesecretaria general de AMYTS y cirujana general, reconoce que esto no deja de entristecerles. "Hay que tener en cuenta que los ingresos de agudos en los hospitales de la Comunidad de Madrid no han bajado de 2.000", advierte, apuntando que esto "es mucha sobrecarga para los servicios intensivos".

Por su parte, la hostelería se reivindica como "parte de la solución", en palabras del presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel. "Las calles repletas, las calles llenas y la hostelería, de nuevo cerrada", ha reprochado, aseverando que "la hostelería es segura, las calles no lo son".

A su vez, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, culpa a Pedro Sánchez . A juicio de la dirigente de Ciudadanos, lo ocurrido "es el reflejo de una actitud más insensata todavía que es la del presidente del Gobierno", a quien acusa de haber "decidido terminar un estado de alarma y lanzarnos directamente al vacío".

Mientras tanto, el propio Sánchez habla de unidad frente al virus, en un tuit que ha publicado este domingo con motivo del Día de Europa. "La pandemia nos ha vuelto a demostrar el valor de la unidad. Nuestra acción común ha sido clave frente al virus y lo será también ahora que iniciamos la recuperación", ha afirmado el presidente del Gobierno.