Un vuelo procedente de Madrid con destino a Gran Canaria ha levantado una enorme indignación entre los pasajeros del mismo debido a la aglomeración de personas que se ha dado en el mismo.

Las imágenes dejan claro que la distancia de seguridad no se cumplía entre los pasajeros. La respuesta de la tripulación de Iberia Express es que se podían bajar si así lo deseaban antes de que el aparato despegase.

 

 

A partir de este lunes, todas las islas Canarias entran en la fase 1, levantando una buena parte de las medidas de confinamiento por la pandemia del coronavirus. En el BOE publicado este domingo, se recoge que será "suficiente" ofrecer el 50% de la capacidad total de cada aeronave para asegurar así la distancia entre los pasajeros.

Iberia Express se ha pronunciado al respecto de la polémica generada, asegurando cumplir con "todas las normas de seguridad marcadas por las autoridades".

"Hemos reforzado la limpieza y desinfección diaria de la cabina y todos sus elementos y nuestra flota cuenta con un sistema de aire y filtros HEPA efectivos al 99,9% contra virus y bacterias", añaden.