El PP reacciona a la advertencia de Santiago Abascal de no permitir gobiernos de PP y Ciudadanos si la formación naranja no se sienta a dialogar con Vox. El vicesecretario de Organización, Javier Maroto, ha pedido a Vox que no opte por un harakiri político y acepte acuerdos para apoyar la investidura de Gobiernos de coalición entre los populares y Ciudadanos."Lo contrario -ha dicho- sería muy difícil de explicar ante sus votantes".

Maroto, en una entrevista en TVE, ha dejado claro que la fórmula es "pactos sólidos de gobierno en coalición, con programas moderados de centro derecha" y, en el caso de que esta suma no dé con Ciudadanos, "pedir los votos para la investidura a Vox" sin modificar el programa que se ha pactado entre los dos partidos.

El PP quiere pactos de gobierno en coalición con Cs y si no suman, "pedir los votos de Vox para la investidura".

Aparte de liderar esos acuerdos, el PP va a actuar como "facilitador" de los mismos, como hizo en Andalucía, para representar a la "mayoría de sentido común" que cree que no quiere situaciones como que Manuela Carmena siga de alcaldesa en Madrid.

Inicio de las negociaciones

Este martes el PP inicia formalmente las negociaciones para los pactos tras las elecciones del 26M. Maroto ha confiado en que el PP conseguirá el "mismo final feliz" que en Andalucía, donde gobierna en coalición con Cs con el apoyo para la investidura de Vox, que acaba de presentar una enmienda a la totalidad de los presupuestos.

Por lo que respecta a la perspectiva en Madrid, se ha mostrado convencido de que Ciudadanos no negociará la alcaldía para Begoña Villacís a cambio del apoyo al PSOE en la Comunidad. "Creo que Begoña Villacís es una mujer inteligente, mantiene el ideario de Ciudadanos y no lo podría explicar y, por lo tanto, no lo va a hacer", según Maroto, porque supondría hacer a Íñigo Errejón, de Más Madrid, vicepresidente económico de la Comunidad.

El PP, pendiente de Madrid y otras tres comunidades donde necesita el apoyo de Ciudadanos.

Ha dicho también que el PP va a hacer todo lo que esté en su mano y "se va a dejar la piel", ha afirmado, para que sean posibles los acuerdos para conseguir gobernar en cuatro comunidades -Madrid, Murcia, Castilla y León y Aragón- y unas 23 capitales de provincia.