Las personas que lleguen a España procedentes del extranjero deberán someterse a una cuarentena de 14 días. Así lo ha dispuesto el Ministerio de Sanidad, a través de una orden ministerial publicada este martes en el BOE, en la que establece este periodo de aislamiento para "limitar los riesgos derivados del tráfico internacional de personas" en el proceso de desescalada.

La medida, que según recoge el citado documento ya se venía aplicando en las repatriaciones de españoles y residentes en España procedentes de Italia, se aplicará a todos los viajeros internacionales.

Así, a su llegada a España deberán permanecer en cuarentena durante los 14 días siguientes en su domicilio o alojamiento. Solo podrán salir para comprar comida, productos farmacéuticos y de primera necesidad; para acudir a centros sanitarios o por causas de fuerza mayor, y en cualquier caso será obligatorio que lo hagan con mascarillas.

Además, deberán llevar a cabo las medidas de prevención e higiene frente al coronavirus y podrán ser contactados por las autoridades sanitarias para hacerles un seguimiento. Ante la aparición de síntomas de la COVID-19, deberán avisar a los servicios sanitarios en los números de teléfono habilitados por las Comunidades Autónomas, indicando su situación.

Quedan excluidos de esta exigencia trabajadores trasfronterizos, transportistas y tripulaciones, así como personal sanitario que se dirija a realizar su actividad, siempre que no hayan estado en contacto con personas infectadas.

La medida, que entra en vigor a partir de este viernes, 15 de mayo, seguirá vigente mientras dure el estado de alarma, "hasta que sea necesaria, previsiblemente todo el periodo de desescalada hacia la nueva normalidad", ha explicado el ministro de Sanidad.

Las agencias de viajes y compañías de transporte y turísticas deberán informar de ella a los viajeros. Además, deberán entregar a cada uno un formulario de salud pública para que puedan ser localizados, que estos entregarán a su llegada a España.