El líder de ERC, Pere Aragonès, ha sido investido este viernes presidente de la Generalitat de Cataluña, con los votos de Junts y la CUP. Ha conseguido 74 votos afirmativos, frente a los 61 que su candidatura ha recibido en contra. Ha recibido el apoyo de los 33 diputados de su grupo parlamentario, los 32 de los posconvergentes y los 9 de los 'cupaires'. En contra, los del PSC, Vox, Cs y PP.

El nuevo presidente de la Generalitat ha señalado desde el atril que su compromiso al frente del Govern será gobernar "para todos", "poniendo siempre por delante el servicio a la ciudadanía".

Además, la primera mención personal ha sido al presidente de su partido, Oriol Junqueras, en prisión aunque presente en el Parlament gracias a un permiso penitenciario.

"Comenzamos nuestro compromiso juntos en este proyecto político, el proyecto de servir a la gente y trabajar por la libertad del país, hace como 17 años. Desde entonces hemos participado conjuntamente en muchísimos ámbitos, muchísimas campañas y tuve el honor de formar parte de su equipo", ha reconocido Aragonès.

Con su investidura se pone fin a la interinidad del Govern desde que el pasado septiembre el expresident Quim Torra fue inhabilitado por el Tribunal Supremo, condenado por un delito de desobediencia.

Aragonès ha conseguido alcanzar la presidencia al segundo intento, ya que su primera investidura fue fallida por la falta de apoyo de Junts, y a apenas una semana del límite establecido por la ley para la repetición automática de las elecciones.

Tras su breve intervención, los diputados han entonado Els Segadors, el himno oficial de la comunidad.