Pere Aragonès, vicepresident del Govern, se ha pronunciado sobre las negociaciones de ERC con el PSOE en una tribuna en 'La Vanguardia', y exige a los socialistas que se comprometan a una mesa de partidos entre ejecutivos con un calendario concreto y en la que puede hablarse de autodeterminación y amnistía.

Sin embargo, y en vísperas de la consulta de ERC a sus militantes sobre un hipotético apoyo a la investidura de Pedro Sánchez, Aragonès añade una nueva condición, que el Gobierno del PSOE acepte validar en las urnas cualquier acuerdo futuro que salga de la negociación bilateral.

El dirigente republicano ha explicado que se sentarán "en una mesa de negociación con cuatro patas, con cuatro pilares básicos": "Un diálogo de reconocimiento, sincero, con un calendario claro y con garantías de cumplimiento". Para el vicepresident del Govern, se trata de algo imprescindible para decidir el sentido de su voto.

[[DEST:Aragonès exige al PSOE que acepte que se vote en Cataluña cualquier futuro acuerdo entre ambos gobiernos.]]

Además, ha pedido un diálogo sin condiciones porque, ha asegurado, "es lo que reclama una amplia mayoría de la sociedad catalana y también buena parte de la centralidad española: sentarnos y hablar".

Aragonès ha manifestado que "es imprescindible que se reconozca el conflicto político entre Catalunya y el estado español" y que se haga "política, dejando la vía penal y represiva".

"Es imprescindible que se reconozca el conflicto político entre Catalunya y el estado español"

Por ello, ha dicho, que "en los próximos días, una delegación de Esquerra iniciará los contactos formales con el PSOE, una primera fase para acordar las condiciones de la investidura de Pedro Sánchez". Y que "si los contactos entre ambos partidos son fructíferos", para él significará que "habrá una negociación entre gobiernos".