Una vieja amistad, la de Pedro Sánchez y Pepu Hernández, comenzó y se consolidó en torno a un deporte: el baloncesto. Ambos estudiaron en el Ramiro de Maeztu y pertenecieron al Estudiantes. "Adquirimos los mismos valores: humildad, juego y trabajo en equipo", afirmaba el por entonces seleccionador de baloncesto en 2014.

Así era como presentaba en 2014 Pepu Hernandez al hoy presidente y él le devolvía la pelota. "Pepu dijo que hasta el mejor jugador se queda en nada si no tiene un buen equipo. Por eso le pedí que estuviese hoy con nosotros", ha destacado el presidente del Gobierno.

Ahora, cinco años después, ha vuelto a pedirle que forme parte de su equipo, esta vez el político, a un hombre que pocas veces ha hablado de política, pero que no ha escondido sus ideas progresistas. "No soy partidario de los recortes en ningún caso; es una cuestión de valores", afirmó en noviembre de 2011 en declaraciones a El País.

Cuando le dieron a elegir entre un presidente al que le gusta el ciclismo, como a Rajoy, o el baloncesto, como a Zapatero, él lo tenía claro. "Me gustan más a los que les gusta el baloncesto, pero vamos a ser muchos más", declaró en 2008 al periódico La Razón.

Esta fue la frase premonitoria de un hombre pegado a la actualidad, siempre con el periódico en la mano, que hacía este símil entre partidos y equipos: "El PP es el Real Madrid". En esta línea, le gustaría que el PSOE se pareciera un poco más a su amado Estudiantes.

"El PSOE debería ser un poco Estudiantes porque su líder fue jugador", reflexionío con Pablo Iglesias durante una entrevista en el programa La Tuerka. Porque su filosofía de trabajo de cuando era entrenador no ha perdido vigencia en su nuevo papel para dirigir la búsqueda de una remontada en Madrid.