El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha iniciado con su visita a la tumba del presidente republicano Manuel Azaña en Montauban, la jornada de homenaje al exilio español en Francia.

Sánchez ha visitado la tumba del presidente de la II República -es el primer jefe de Gobierno español en hacerlo-, donde ha hecho una ofrenda floral y ha descubierto una placa conmemorativa.

Lo ha hecho junto a familiares de Azaña y las ministras de Educación e Interior, Isabel Celáa y Dolores Delgado.

Tras esta primera parada, Sánchez se ha trasladado a la localidad de Colliure, en el sureste francés, para visitar la tumba del poeta Antonio Machado. Allí le esperaban decenas de manifestantes independentistas para protestar, según Moncloa.

Desde allí, Sánchez visitará las playas de Argeles sur Mer en las que se instalaron los campos de internamiento por los que pasaron unos 100.000 refugiados españoles. Cerca de medio millón de personas huyó de España por la frontera francesa al acabar la Guerra Civil.

Sánchez ha publicado un mensaje en su cuenta de Twitter sobre esta jornada, en el que señala que "era necesario y justo reconocer a las miles de personas que tuvieron que huir víctimas de la tiranía".

 

Y añade que su viaje de tiene como objetivo "homenajear a estos hombres y mujeres y reivindicar una España plural y tolerante". Con la etiqueta #MemoriaDelExilio ha enviado el presidente este mensaje, acompañado de un vídeo de recuerdo a los cientos de miles de españoles que huyeron de España tras la guerra civil, con imágenes de aquel éxodo narrado por la actriz María Galiana.