Pedro Sánchez ha reaccionado a la decisión del rey emérito Juan Carlos I de fijar su residencia en Abu Dabi y regresar "con frecuencia" a España después de que la Fiscalía diera carpetazo a la diligencias sobre su fortuna.

El presidente ha asegurado en una charla informal con periodistas que "acusan de recibo" la noticia pero "lo que no es de recibo son las informaciones que hemos conocido de don Juan Carlos y que son decepcionantes".

En esta línea, Sánchez ha exigido explicaciones del rey emérito a los españoles: "Tiene que aclarar toda la información que hemos ido conociendo".

Preguntado sobre si el Gobierno tiene previsto acelerar reformas a favor de la transparencia o de eliminar la inviolabilidad del rey, Sánchez ha asegurado que son asuntos que afectan a la Casa Real y que será el Gobierno quién anuncie movimientos en caso de que se produzcan.

Sobre la vuelta ocasional del rey emérito, Sánchez ha asegurado que no tienen nada que decir ya que se trata de un acuerdo entre el rey Felipe VI y don Juan Carlos I.

Sánchez también ha explicado que la Casa Real le informó este lunes del sentido de la carta que el emérito envió a su hijo, pero no del contenido. En ella, Juan Carlos I reconoce que se marchó del país "para facilitar el ejercicio" de las funciones de su hijo, y que tomó Abu Dabi como residencia, un lugar en el que, dice, ha "adaptado" su forma de vida y ha recibido una "magnífica hospitalidad".

Ahora, habiendo conocido los decretos de la Fiscalía General del Estado, por los que se archivan las investigaciones de las que ha sido objeto, considera oportuno "considerar" su regreso a España, aunque avisa que no será de forma inmediata.

"Prefiero, en este momento, por razones que pertenecen a mi ámbito privado y que solo a mí me afectan, continuar residiendo de forma permanente y estable en Abu Dabi, donde he encontrado tranquilidad, especialmente para este período de mi vida. Aunque, como es natural, volveré con frecuencia a España, a la que siempre llevo en el corazón, para visitar a la familia y amigos", aclara Juan Carlos I.

El emérito confiesa que quiere terminar esta etapa de su vida "desde la serenidad y la perspectiva que ofrece el tiempo transcurrido", continuando fuera de la vida pública. Es por ello que, apunta en su carta, tanto en sus visitas como si en el futuro volviera a residir en España, su propósito es "organizar la vida personal y el lugar de residencia en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible".