El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, retomará los contactos con las fuerzas políticas para intentar formar gobierno a finales de agosto y principios de septiembre. Así lo ha anunciado este viernes, antes de reunirse con organizaciones del ámbito de la cultura.

Ha explicado que dedicará agosto a "sistematizar" todas las propuestas de las asociaciones con las que se está reuniendo para presentar un "programa abierto" que pueda ser la base del acuerdo para un futuro "gobierno progresista".

Sánchez asegura que presentará un programa abierto "susceptible de negociar".

"Hablaremos con el PNV, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), las fuerzas nacionalistas de Cataluña y lógicamente con Unidas Podemos", después de que esta semana, tras reunirse con el rey en Palma, dijera que la desconfianza es "recíproca".

Cs se niega a reunirse: "Oído cocina"

Previsiblemente, Ciudadanos se quedará fuera de esta ronda de contactos porque, según ha recordado Sánchez, su líder Albert Rivera ha dicho que no quiere reunirse con él y, por lo tanto, "oído cocina", ha dicho.

"Es la segunda, tercera o cuarta vez que se niega a verme", algo que ha criticado diciendo que es su "forma de ver la democracia". "Creo que los ciudadanos tomarán nota", ha comentado.

El presidente en funciones ha insistido una vez más en trasladar a las formaciones de la oposición, a Ciudadanos y especialmente al Partido Popular, la responsabilidad de que faciliten la formación de un gobierno con su abstención.

El 19 de este mes retoma las reuniones con el PNV; ya lo ha hecho con Compromís.

La siguiente cita de la agenda es el 19 de agosto con PNV. Ya lo hizo esta semana con Compromís. Y durante estos días se ha reunido con asociaciones de mujeres, colectivos educativos, sindicatos, empresarios y el resto de sectores sociales y económicos.

Fecha límite

El plazo límite para que prospere una investidura es el 23 de septiembre; en caso contrario, se disolverán automáticamente las Cámaras y se convocarán nuevas elecciones.

Antes de esa fecha, el rey deberá haber llevado a cabo una ronda de consultas con los representantes de todos los grupos parlamentarios y, en función de la disposición que estos le trasladen, proponer un candidato a la investidura.

Si el 23 de septiembre no hay investidura, se convocarán nuevas elecciones el 10 de noviembre.

Pedro Sánchez no tiene ahora esa condición; tuvo el encargo del rey pero fracasó en su intento el pasado 25 de julio. Desde el PSOE, su número 3, José Luis Ábalos, ha resucitado el fantasma de las elecciones al asegurar que Sánchez intentará de nuevo la investidura "si se dan las condiciones".

El PP insiste en otro candidato

En el Partido Popular, insisten en que Sánchez debe dar un paso atrás y el PSOE proponer a otro candidato capaz de concitar apoyos. El diputado Jaime de Olano. "Nos llama atención cómo después de 120 días reconoce que hasta ahora no ha hablado con nadie de proyectos, programas ni medidas".

Ha criticado que en su ronda con los partidos para después del verano incluya también a ERC y JxCat: "Queremos que Sánchez comparezca de nuevo y nos diga qué está dispuesto a ceder, hasta donde va a dar para que le presten su apoyo para la investidura. Si va a volver a hablar de referéndum y a recuperar la figura del relator", ha aseverado.

El PP reprocha a Sánchez que incluya a los nacionalistas catalanes dentro de su nueva ronda de contactos.

La portavoz del Gobierno en funciones, sobre esas reunión con nacionalistas catalanes, ha explicado que Sánchez se va a reunir con UP, con el PP y con Ciudadanos "si Cs lo tiene a bien. Eso no quiere decir que no se hable con el PNV, Partido Regionalista Cántabro y con fuerzas nacionalistas catalanas como hizo en su caso la señora Lastra", en la primera ronda de contactos antes de la investidura fallida.

Ciudadanos también se ha pronunciado sobre las palabras de Sánchez. Le dicen que deje "de marear la perdiz" y que "sabe de sobra" que no puede contar con ellos.