Pedro Sánchez ha reivindicado ante la ONU la exhumación del dictador Francisco Franco destacando que la sentencia del Tribunal Supremo que la avala permite "cerrar un capítulo oscuro de la historia" de España, dado que "ningún enemigo de la democracia merece un lugar de culto ni respeto institucional".

En su discurso en la 74 sesión de la Asamblea General, el presidente del Gobierno en funciones ha lamentado que España, "uno de los primeros estados modernos del planeta", no formara parte del "club de estados fundadores de Naciones Unidas". "No lo fuimos por una sencilla razón: la dictadura franquista, que tuvo secuestrado a nuestro país durante casi 40 años, colaboró con los nazis en la Segunda Guerra Mundial, algo incompatible con formar parte de una organización que se creó para fomentar la paz", ha subrayado.

Con la sentencia del Supremo que da luz verde a la exhumación, ha dicho, "se ha cerrado simbólicamente el círculo democrático", entendiendo que los restos del dictador han reposado "inmoralmente durante demasiado tiempo" en el Valle de los Caídos. "Es una gran victoria de la democracia española", ha asegurado.

 

La exhumación, "cuanto antes"

La intención del Gobierno en funciones es proceder a la exhumación "cuanto antes". Según Carmen Calvo, la intención es hacerlo antes del inicio de la campaña electoral, es decir, antes del 1 de noviembre.

Calvo: "Pasamos una página durísima; la dictadura, el dictador y el haberlo tenido 40 años en ese lugar".

Carmen Calvo ha revelado este martes en Al Rojo Vivo que fue ella quien le comunicó la decisión a Sánchez, que se encuentra en Estados Unidos participando en la cumbre contra el cambio climático: "Lo he despertado y me ha dicho que era una magnífica noticia para España".

"Pasamos una página durísima, la dictadura, el dictador y el haberlo tenido 40 años en ese lugar", ha asegurado Calvo.

El largo camino hasta el Supremo

Sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos es una de las primeras promesas que hizo Pedro Sánchez nada más llegar a Moncloa tras la moción de censura. El proceso se inició en el verano de 2018, con un real decreto que prohibía "que en el Valle de los Caídos esté enterrado nadie que no fuera víctima de la guerra civil", según explicó la ministra de Justicia, Dolores Delgado, que enmarcó todo el proceso en una "decisión de Estado" y una "responsabilidad histórica".

El proceso de exhumación de Franco se inicio en junio de 2018, tras la llegada de Sánchez a la Moncloa.

Pero la Fundación Francisco Franco anunció un recurso ante "el cúmulo de ilegalidades y arbitrariedades" para que los tribunales impidiesen una "tropelía" que el Gobierno "alza como victoria" y solo aumenta "la tensión, el enfrentamiento y la crispación entre los españoles", según explicaron.