El Gobierno presenta este miércoles el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, una especie de hoja de ruta que tiene que presentar en Bruselas para acceder a los 140.000 millones de fondos europeos asignados a España para la reconstrucción tras la crisis del coronavirus.

La rehabilitación de vivienda, la inversión en energías renovables, la reindustrialización, la digitalización de las administraciones, la mejora de la financiación de la sanidad pública, el fomento del sector cultural o la lucha contra el fraude fiscal son algunas de las áreas en las que el Ejecutivo quiere gastar ese dinero.

Moncloa quieren dar a este acto una gran importancia. Es a las 11:00 horas, y con Pedro Sánchez estarán Nadia Calviño, Pablo Iglesias, Teresa Ribera y María Jesús Montero. También acudirán Nacho Álvarez e Iván Redondo.

Asistirán por vía telemática la patronal y los sindicatos, así como los embajadores de los 27 países miembros de la Unión Europea y numerosos representantes de la sociedad civil, como directivos de medios de comunicación, propietarios de grandes y medianas empresas y representantes del mundo de la cultura. El acto comenzará con una interpretación del pianista James Rhodes del 'Himno de la alegría'.

Sánchez ya durante el fin de semana hizo un llamamiento al entendimiento entre las distintas fuerzas políticas: "España tiene que entenderse con España si quiere puede dar un paso de gigante en su modernización en los próximos seis años".

El lema: 'España puede'

Bajo el marco ‘España puede’, la tecnología será protagonista de esta jornada, que se dividirá en dos partes. Por la mañana, el presidente Sánchez desglosará en su conferencia las líneas directrices del Plan, elaborado durante meses por el Ejecutivo, en las que se incluyen las políticas principales que permitirán recuperar nuestra economía para garantizar un crecimiento robusto, duradero e inclusivo.

Por la tarde, a las 18:00, los cuatro vicepresidentes, Carmen Calvo, vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030; Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital; y Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, continuarán la presentación del Plan, con la exposición de sus principales pilares.

Los 140.000 millones del fondo europeo

España recibirá unos 140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo, de los que 72.700 millones se darán en ayudas directas y el resto en créditos. Es una cifra equivalente al 11,2% del PIB español en 2019.

Las cifras suponen un enorme bálsamo para las cuentas públicas españolas: "Es un gran acuerdo para Europa y para España; no les quepa duda que hoy se ha escrito una de las páginas más brillantes de la historia de la Unión Europea", dijo el presidente en julio cuando se cerró el acuerdo.

Según explicó Sánchez tras cerrarse el pacto en Bruselas, el mecanismo de recuperación y resiliencia, que va a contar con 672.500 millones de euros en total, permitirá a España poner en marcha el Plan Nacional de Reformas. También el programa REACT de la Unión Europea, al que se destinarán 47.500 millones de euros, de los que llegarán a España 12.400 que contribuirán "a asegurar ese crecimiento económico y la cohesión social y territorial en nuestro país".

Por último, Sánchez destacó a Política Agrícola Común (PAC) dentro del marco financiero plurianual. Según dijo, en forma de ayudas directas, de medidas de desarrollo rural y de medidas de mercado, van a tener la misma cuantía que en el marco financiero plurianual del año 2014 al año 2020. En concreto, el presupuesto de la Unión Europea para los próximos siete años recorta un 10% los fondos agrícolas; en total, la PAC se queda en 343.950 millones de euros para ese periodo.

Nuevo cuadro macroeconómico

Este martes, el Consejo de Ministros ha aprobado el límite de gasto no financiero del Presupuesto del Estado para 2021, conocido como 'techo de gasto', que aumenta un 53,7%, hasta los 196.097 millones de euros, incluyendo transferencias extraordinarias a las CCAA y Seguridad Social y parte de los fondos europeos.

Al tiempo, el Gobierno ha empeorado su previsión de déficit público, al augurar un desajuste del 11,3% del PIB este año, y ha establecido una tasa de referencia de déficit del 7,7% en 2021, asumiendo el Estado 31.882 millones del déficit de la Seguridad Social y las comunidades autónomas.

El nuevo cuadro 'macro' aprobado augura una caída del 11,2% del PIB este año y un avance del 7,2% en 2021, y el nuevo 'techo de gasto' para 2021, así como un acuerdo para suspender las reglas fiscales de 2020 y 2021, siguiendo la recomendación de la Comisión Europea.

La ministra de Hacienda ha cifrado el aumento del límite de gasto total en un 53,7%, hasta los 196.097 millones de euros, incluyendo 27.436 millones del mecanismo de recuperación y resiliencia y el fondo 'React Eu', y las transferencias a la Seguridad Social (18.396 millones) y a las comunidades autónomas (13.486 millones).

No obstante, ha apuntado que el límite de gasto no financiero homogéneo y "comparable" con el anterior supone un aumento del 7,2%, hasta los 136.779 millones, sin contar las transferencias y los fondos europeos. Incluyendo estas transferencias, ascendería un 32,2%, hasta los 158.661 millones.

María Jesús Montero ha destacado que el límite de gasto es un paso "muy importante" para la elaboración presupuestaria de 2021, ya que hay una necesidad "ineludible" de contar con unas nuevas cuentas públicas para impulsar el crecimiento, combatir la desigualdad y hacer realidad el lema de que "nadie quede atrás" y para canalizar los recursos de los fondos europeos.

En cuanto al déficit público, ha anunciado que la previsión es un déficit del 11,3% este año, superior al 10,34% del PIB previsto en mayo, mientras que la tasa de referencia para 2021 contempla un déficit del 7,7%, lo que supone una reducción de 3,6 puntos porcentuales en un año.

La semana pasada Montero anunció la suspensión de las reglas fiscales en 2020 y 2021, lo que supone dejar sin efecto la regla de gasto y los objetivos de déficit y deuda para todas las administraciones públicas y, por consiguiente, el Gobierno no tiene que aprobar una nueva senda de estabilidad presupuestaria, ahorrándose su trámite en el Parlamento.

Ha recordado que se ha seguido las recomendaciones que la Comisión Europea y el Consejo aprobaron el pasado marzo activar la cláusula general de salvaguarda del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que se mantendrá activa en 2021, lo que implica que la UE permite a los Estados miembros pueden posponer y dejar en suspenso la senda de consolidación fijada con anterioridad a la crisis.

Por administraciones, la tasa de referencia para la Administración Central contempla un déficit del 2,4% del PIB, del 2,2% para las CC.AA., del 0,1% para las corporaciones locales y del 3% para la Seguridad Social.

No obstante, la Administración Central asumirá 1,7 puntos de déficit de la Seguridad Social y 1,1 puntos de las CC. AA, con lo que el déficit sería del 5,2% para el Estado, el 1,1% para las regiones, una décima para los entes locales y un 1,3% para la Seguridad Social.