Según fuentes de Podemos, ha sido Sánchez quien ha telefoneado a Iglesias después de que ambos se intercambiaran mensajes telefónicos emplazándose a hablar este jueves. Ambos grupos quieren que Rajoy comparezca en un pleno extraordinario "para explicar los motivos por los que se niega a asumir responsabilidades políticas por los casos de corrupción que se han puesto de manifiesto en el PP y que han motivado que haya tenido que declarar ante la Audiencia Nacional en la vista oral del caso Gürtel".

Para poner en marcha todos los trámites, los dos grupos ya han registrado una petición conjunta para que se reúna la Diputación Permanente en los próximos días. Es ese órgano de que sustituye al pleno de la Cámara Baja en periodos inhábiles de sesiones el que tiene que decidir si se convoca un pleno extraordinario.

Al presentarse la petición fuera del periodo ordinario de sesiones -de septiembre a diciembre y de febrero a junio-, la Cámara sólo podrá celebrar sesiones extraordinarias a petición del Gobierno, de la Diputación Permanente o de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso.

Si hay una petición por alguna de esas tres vías, la Presidencia convocará la sesión extraordinaria. En la petición deberá figurar el orden del día que se propone para la sesión extraordinaria solicitada. Iglesias anunció, tras la declaración de Rajoy en la Audiencia Nacional como testigo, que iba a llamar a Sánchez para proponer a los socialistas la posibilidad de forzar con el resto de grupos esa comparecencia urgente del presidente del Gobierno. A su vez, Sánchez pidió a Rajoy que dimita por el interés de España y la "dignidad" de la democracia.