El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha defendido en la Cumbre de Acción Climática de la ONU que la transición ecológica es muy necesaria y ha señalado que esta debe darse de manera justa, de forma que "no se cebe con los más débiles".

El líder socialista ha dado un discurso en el que ha destacado que el planeta se encuentra ante una "emergencia climática sin precedentes" y que, por tanto, "la razón obliga a actuar ahora". Sin embargo, el político ha matizado que hay que enfrentarse a ella sin dejar atrás "a nadie".

"En los grandes cambios de paradigma siempre hay víctimas y perdedores; se trata de que no los haya y de que el desafío no se cebe con los más débiles", ha explicado.

Pedro Sánchez, que lidera, junto a Perú, una coalición a favor de esta transición justa, ha argumentado que ya se han dado pasos importantes con este fin. Asimismo, ha señalado que el grupo ha logrado que 40 países se comprometan a desarrollar planes de transición, trabajo decente y empleos verdes.

Además, el socialista ha apuntado que España va a impulsar, con la Organización Internacional del Trabajo, un partenariado de transición justa. En esta misma línea, ha destacado que 10 grandes empresas ya se han comprometido a crear empleos verdes que respeten los derechos fundamentales de su trabajo.

En su discurso en la cumbre de las Naciones Unidas, Sánchez ha anunciado, también, que España aportará 150 millones de euros en los próximos cuatro años al Fondo Verde para el Clima. Este se trata de un mecanismo financiero con el fin de apoyar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

Asimismo, el político ha asegurado que España ratificará la enmienda de Kigali, una modificación del Protocolo de Montreal firmada en 2016 y que requiere que los países reduzcan la producción y el consumo proyectado de hidrofluorocarbonos (HFC) en más del 80% en los próximos 30 años.

Esto no es todo, ya que Sánchez ha prometido una aportación más, de dos millones de euros, al Fondo de Adaptación en el marco de la Convención del Clima.

Desde el Ejecutivo han considerado que los 150 millones de euros que España dará al Fondo Verde representan una cantidad importante, y han admitido que hay países que ponen más. No obstante, el Gobierno ha señalado que, en este caso, se ha hecho un esfuerzo mayor y ya que el presupuesto está prorrogado y no hay más margen posible.

Unas cifras que, según ha recalcado Sánchez, demuestran el compromiso "firme y decidido" de España en una respuesta que debe ser global. Ya durante el Gobierno de Mariano Rajoy, el país prometió en 2014 una aportación de 120 millones de euros al Fondo Verde.

"El día de mañana no podremos alegar desconocimiento en nuestra defensa cuando pregunten por qué no hicimos todo lo que estaba en nuestra mano", ha advertido.

Por otro lado, el presidente en funciones también ha participado en la Climate Week, un evento organizado por 'The New York Times' en el que el ha recordado que España busca alcanzar la neutralidad carbónica en 2050 y se ha comprometido a lograr una reducción del 20% de las emisiones en 2030. Ese año el 74% de la electricidad estará generada por energías renovables.

Sánchez ha explicado que, para cumplir dichos objetivos, se ha aprobado el 'Green New Deal' español, el Marco Estratégico de Energía y Clima, del que forma parte el Plan Nacional de Energía y Clima. Este, tal y como ha destacado el socialista, es "el mejor valorado por la Comisión Europea en términos de ambición, credibilidad y calidad".

Las políticas promovidas por el plan supondrán la movilización de cerca de 236.000 millones de euros en medidas públicas y privadas, así como en colaboraciones entre ambos sectores. Se espera que cree entre 250.000 y 264.000 puestos de trabajo entre 2021 y 2030.

El presidente en funciones también ha aprovechado para reunirse con tres activistas españoles que participan en la Cumbre de la Juventud de la ONU: Alejandro Quecedo, de SEO Birdlife; Claudia Reigosa, del Consejo de la Juventud; y Patricia Ramos, de la ONG Plan Internacional.