El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, marca la posición del Ejecutivo claramente a través de un hilo de Twitter: "la independencia de Cataluña ni es constitucional ni la quiere la mayoría de catalanes". Sánchez defiende que esta posición la ha defendido tanto desde Moncloa como desde la oposición.

Tras la manifestación para pedir "elecciones ya" a la que acudieron PP, Vox y Ciudadanos, Sánchez reprocha que "ni unos ni otros" hayan entendido lo que supuso la moción de censura. "Supuso la puesta en pie de una España moderada, cabal y progresista", añade. Además, considera que "la política hace extraños compañeros de cama".