El presidente del Gobierno ha anunciado en una insólita sesión con el Congreso de los Diputados casi vacío que creará "una comisión de estudio de evaluación que analice con rigor la situación de la sanidad pública y haga un libro blanco con el fin de hacer los ajustes necesarios".

Sánchez ha puntualizado que esto se realizará "cuando pase la situación de emergencia" derivada por la pandemia del coronavirus y ha remarcado que la crisis del coronavirus ha dado una "primera lección": "Protejamos nuestro sistema de slud y estado del bienestar".

"El Covid-19 ha desbordado las previsiones de todos empezando por la OMS", ha explicado puntualizando que ha querido actuar como el resto de países respetando el "equilibrio entre salud, economía y los derechos humanos".

"Con lo que sabemos hoy, el mundo no hubiera actuado como ayer"

"Es obvio que con lo que sabemos hoy, el mundo no hubiera actuado como lo hicimos ayer", ha admitido, y ha recordado: "El estado de alarma se decretó cuando se tuvo la certeza de que era imprescindible y solo entonces".

Defensa de lo público

El presidente ha querido remarcar que "no existe un sistema sanitario público poderoso sin un sistema fiscal justo": "Las carencias existen todos los días, debemos invertir la tendencia, más estado social es más seguridad y más protección colectiva".

"Debemos reforzar el estado de bienestar y nuestro sistema nacional de salud", ha afirmado Sánchez: "El debate fiscal creo que no va a ser ya nunca el mismo. La necesidad de dotar a lo público de los medios necesarios para ser mas resilientes después de esta pandemia es una evidencia tan absoluta que espero que esté fuera del debate político".

Sánchez: "La necesidad de dotar a lo público de los medios necesarios es una evidencia que espero esté fuera del debate político".

A su juicio, "nuestro mundo va a cambiar después de esto. Tenemos que reconstruir, se han destruido muchas cosas en el pasado reciente, vínculos que nos unían, sistemas que nos protegían ante amenazas que hoy son realidad y que nos daban seguridad, servicios poco a poco desmantelados que ahora todos echamos de menos, y lo tenemos que reconstruir juntos".

Sánchez ha recordado que "la emergencia que vivimos no solo tiene una dimensión sanitaria sino también social y económica". En ese sentido ha apelado a esmerarse en implantar "la educación a distancia": "Esos instrumentos deben estar operativos cuando antes porque son el futuro de la educación".

Asimismo ha recordado la situación de los dependientes explicando que "nunca ha llegado a alcanzar el estatus de dignidad que merece" y que este momento de crisis "ha agravado la situación".

"2020 no tendrá 12 meses, sino 10 o 9"

También ha ahondado en la emergencia económica y ha señalado que tendrá efecto en el empleo. "Hemos cerrado fronteras terrestres y no se descarta ampliar a fronteras aéreas o marítimas. Bajará el PIB anual. 2020 no tendrá 12 meses sino 10 o incluso 9", ha señalado.

A pesar de la perspectiva negativa, Sánchez ha remarcado que si conseguimos "sostener el tiempo que dure la crisis los niveles de empleo, al final se produciría una recuperación rápida incluyendo un posible efecto rebote que acelerará la actividad".

"El Gobierno tienen como objetivo que las familias más vulnerables no sufran situaciones de desamparo. Se trabajará para paralizar desahucios y pobreza energética e infantil", ha apuntado.

Presupuestos de reconstrucción social y económica

Pedro Sánchez también ha anunciado que el Gobierno presentará unos "Presupuestos de reconstrucción social y económica" y ha pedido "el apoyo y la colaboración de todas las fuerzas políticas para su aprobación".

"Deben ser unos presupuestos extrasociales"

"Hablamos de reconstruir nuestro país, tiempo habrá de hacer oposición", ha señalado, anunciando que se presentarán "una vez que acabe la emergencia sanitaria": "Deberán ser unos Presupuestos extrasociales".

"La evidencia y la experiencia nos demuestra hacia dónde debemos ir, a la protección del estado del bienestar, a la defensa de la economía y la protección de la familia y empresas. La ciudadanía ha de sentirse segura, nadie puede quedarse atrás y nosotros tenemos que garantizarlo", ha indicado.

Además, el presidente ha explicado que han estado trabajando "con organismos internacionales" y ha apuntado que es de "máxima urgencia" una "respuesta europea común a la emergencia económica y social que estamos viviendo".

"Lo más duro está por llegar"

En este sentido, Sánchez ha recordado el "potente" paquete de medidas económicas que aprobaron este martes: "Es inédito en la historia de nuestro país. Decisiones que confío en que cuenten con la convalidación de la cámara".

Medidas contundentes y excepcionales

Sobre la situación de confinamiento, y ante las críticas de quienes aseguran que las medidas se han tomado tarde, ha asegurado que "reducir las libertades solo se puede hacer cuando es absolutamente necesario". "Las medidas extraordinarias son para circunstancias extraordinarias".

"El confinamiento es una prueba muy dura, hay gente que vive en pisos de 20 metros cuadrados, pero es esencial".

Ha recordado que el estado de alarma afecta a los derechos fundamentales "y el Gobierno lo ha hecho cuando ha considerado que era conveniente": "El confinamiento es una prueba muy dura, hay gente que vive en pisos de 20 metros cuadrados (...) Son medidas muy duras, contundentes, que restringen los derechos de los ciudadanos pero que son esenciales". 🛑🛑🛑

El presidente ha concluido su intervención advirtiendo que "lo más duro está por llegar": "Estoy pidiendo sacrificio y unión. Nada es gratuito. Es lo que hay que hacer para salvar vidas y nuestra forma de vivir. Saldremos reforzados".

Unidas Podemos defiende la gestión del Gobierno

Desde Unidas Podemos, sus socios de Gobierno, han reconocido las medidas anunciadas por Sánchez y han destacado su importancia: "En tiempos de guerra, economía de guerra", ha dicho Pablo Echenique.

Echenique: "En tiempos de guerra, economía de guerra".

El portavoz de Podemos, presente en el hemiciclo, le ha trasladado "la satisfacción de mi grupo parlamentario su gestión y ha dicho que "no voy a perder ni un minuto en contestar a los ataques d PP y de Vox al Gobierno y Podemos".

Sí le ha sugerido al presidente del Ejecutivo que se pueda establecer un ingreso mínimo a los que no tienen renta o la tienen muy reducida y la posibilidad de que la moratoria para las hipotecas que se anunció ayer, se traslade también a los alquileres, para que se aplacen los pagos.