El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este sábado que el Ejecutivo pondrá en marcha un plan de acción sobre salud mental y Covid-19 que estará dotado con 100 millones de euros hasta 2024, y que incluirá medidas como un teléfono de atención ante conductas suicidas. Sánchez hizo estas consideraciones en un acto institucional en el Palacio de la Moncloa con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra este domingo. Subrayó que el plan de acción forma parte de los trabajos que impulsa el Gobierno para actualizar la Estrategia de Salud Mental, que no se renueva desde 2009.

Entre las medidas que propondrá el Gobierno al Comité Institucional de Comunidades Autónomas y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud está la mejora de la prevención, la detección y la atención de la conducta suicida. A este respecto, Sánchez indicó que el Gobierno pondrá en marcha en las próximas semanas un teléfono de atención 24 horas, gratuito y confidencial para atención profesional y apoyo ante la conducta suicida a personas y familiares afectados, y que tendrá una capaz de derivación rápida a los servicios de emergencias ante una situación de crisis.

Además, el plan de acción se propone mejorar la atención de la salud mental, tanto hospitalaria como primaria, lo que irá acompañado de una mejor formación sanitaria especializada y en formación continua. Por ello, el Gobierno incorporará la especialidad de Psiquiatría Infantil y Adolescencia en la próxima convocatoria de formación sanitaria especializada. El plan de acción también tiene como objetivo luchar contra el estigma de las personas con algún problema de salud mental, para lo cual el Ejecutivo hará "una importante campaña", según Sánchez.

Prevenir las conductas adictivas con o sin sustancias (entre estas últimas, las relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación) y promover el bienestar emocional en grupos vulnerables como personas mayores, personas con discapacidad y mujeres también formarán parte del plan de acción.

Por otro lado, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, apuntó que la nueva Estrategia de Salud Mental perdurará hasta 2026 y estará enfocada en la promoción de la salud mental, la prevención de la conducta suicida y la interacción con el entorno familiar, e incluirá metas como la atención a la infancia y la adolescencia, avanzar en la integración social, reducir el estigma y limitar al máximo las intervenciones involuntarias. Darias apuntó que durante la pandemia de la Covid-19 "se ha hablado mucho" del impacto de esta enfermedad en el sistema sanitario y en la economía, pero menos de su "amenaza silenciada y latente" sobre la salud mental.

Indicó que múltiples estudios señalan que la pandemia acarreará "consecuencias importantes" sobre la salud mental que perdurarán durante años y que ha aumentado la incidencia de la depresión, la ansiedad y trastornos de estrés postraumático, así como del consumo de determinados fármacos hipnosedantes, sobre todo entre las mujeres. Darias manifestó que "sin salud mental no hay salud" y concluyó que, tras la pandemia del coronavirus, en este asunto “hemos pasado del silencio al debate y ahora del debate a la acción”.