Por primera vez se ha visto a un Pedro Antonio Sánchez preocupado por que triunfe la moción de censura que acabaría echándole del Gobierno: "Me preocupan hasta dónde son capaces de llegar a algunos".

El presidente murciano teme que triunfen las estrategias partidistas: "Para llegar como sea, con quien sea y en cuanto sea posible". Acusa a la oposición de querer aferrarse al sillón: "Le negaron las urnas y que intentan llegar abrazados o de la mano. Es una quimera que van a ser capaces de llegar a un acuerdo político".

Con este apretón de manos, PSOE y Ciudadanos han querido mostrar que empiezan a acercar posturas. Durante casi una hora de reunión han acordado que el gobierno que salga tenga un perfil técnico, con personas independientes y que Podemos no esté.

Donde aún no hay consenso es en el tema de las elecciones: Ciudadanos apuesta por convocarlas en seis meses y los socialistas quieren que la legislatura dure cuatro años. Ambos partidos volverán a reunirse la próxima semana.