La primera iniciativa parlamentaria que el PP adoptará en la próxima legislatura será pedir la comparecencia parlamentaria "extraordinaria y urgente" del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tras la sentencia de los ERE de Andalucía, para que aclare la "posible implicación" en el caso de tres ministros.

Así lo ha anunciado este viernes el portavoz del grupo popular en el Senado, Javier Maroto, quien ha hecho especial hincapié en que la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, era la consejera de la Junta de Andalucía "que llevaba las cuentas de los ERE" y ahora se sienta en el Consejo de Ministros junto a Sánchez.

También la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, y el titular de Agricultura, Luis Planas, formaron parte de los gobiernos de José Antonio Griñán y Manuel Chaves, lo cual prueba que "ERE y Sánchez son lo mismo", según Maroto, y exige que el presidente rompa su "silencio" ante el "mayor caso de corrupción de la Unión Europea".

El PP pide a Sánchez que se pronuncie sobre la sentencia de los ERE. El presidente guarda silencio.

Javier Maroto no ha querido comentar los calificativos que se pueden dar al expresidente Griñán, quien para el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, es una "víctima del aparato del PSOE". "Es imposible sostener que el caso de los ERE no salpica solamente al PSOE de hoy y a tres de sus ministros, sino directamente al presidente del Gobierno", ha remachado.

Celaá: "No concierne a este Gobierno"

Desde el Gobierno, la ministra portavoz en funciones, Isabel Celáa, ha reafirmado el respeto absoluto del Gobierno a la decisión judicial y pide esperar a que el Supremo resuelve los previsibles recursos. Ha calificado de "dolorosa" la sentencia y ha añadido: "En la vida pública no puede haber amparo para ninguna irregularidad.

Desde el Gobierno aseguran que les duele, que no les es indiferente, pero la sentencia no implica al actual Gobierno ni al PSOE de Sánchez.

"El caso de los ERE no afecta a este Gobierno y mucho menos al presidente. No concierne a este Gobierno", ha dicho tajantemente. Asegura que "no nos es indiferente, nos duele profundamente", pero reitera que "ni una sola vez el parte sale implicado en la sentencia".