Iñigo Urkullu ha pedido al Gobierno central que prorrogue el estado de alarma más allá del 9 de mayo porque "Euskadi necesita garantías jurídicas". Lo ha hecho días después de que Pedro Sánchez anunciara que su intención es no prolongar más esta medida extraordinaria.

En declaraciones a 'Radio Euskadi', el lehendakari ha cuestionado que el líder del Ejecutivo "renuncie al estado de alarma" porque, a su juicio, "es necesario mantenerlo". Y es que, como ha recordado en esta entrevista, "vamos a tener que seguir conviviendo con la pandemia por muchos meses".

En este sentido, Urkullu ha recordado que si no está aplicada esta herramienta jurídica, las comunidades autónomas no podrán aplicar toques de queda ni restricciones a la movilidad porque el "estado de alarma permite aplicar aquello que afecta a los derechos fundamentales".

Asimismo, el líder del Ejecutivo vasco ha advertido de que parte de la sociedad se puede relajar en cuanto al cumplimiento de las restricciones y las autonomías se van a "encontrar con una incapacidad operativa rápida".

El lehendakari cree que el fin del estado de alarma puede suponer una relajación por parte de la población

El lehendakari ha sido el primer dirigente autonómico en pedirle a Sánchez que amplíe el estado de alarma, pero en los últimos días varios han sido los presidentes regionales que han criticado la actuación del Gobierno.

Desde la Comunidad de Madrid insisten en que la gestión del Ejecutivo central está siendo "irresponsable". Isabel Díaz Ayuso ha señalado que "su forma de gobernar y sus medidas sanitarias se caen", mientras que el consejero de justicia de la región cree que "está usando la pandemia con fines electorales".

Francina Armengol, presidenta balear, ha pedido que las autonomías tengan "potestad" para mantener el toque de queda después del 9 de mayo porque cree que es una de las medidas más efectivas. Si bien, ha recordado que todavía queda tiempo para que finalice el estado de alarma. Ya hace unos días recordó que la prórroga no depende solo del Ejecutivo central, sino "también de los grupos políticos" que la tienen que apoyar.

En Castilla-La Mancha muestran "ciertas dudas" con el fin del estado de alarma y en Andalucía califican la decisión de Pedro Sánchez de "precipitada". "El presidente la toma pensando en los apoyos que tiene en el Congreso para aprobar otro estado de alarma", afirmó Elías Bendodo.

El Ejecutivo navarro han declarado que "no tendrían ningún problema en pedir" una prórroga de esta medida jurídica y defienden que "la cogobernanza ha funcionado bien hasta el momento".

El pasado 6 de abril el presidente del Gobierno mostró su intención de no prolongar esta medida más allá del 9 de mayo, aunque no se ha tomado ninguna decisión definitiva al respecto. El presidente considera que "estamos ante el fin de la pandemia" y "recuperaremos la normalidad gracias a la vacunación".