LaSexta ha accedido a la demanda que ha puesto en marcha la defensa de Javier Iglesias, padre de Pablo Iglesias, contra Cayetana Álvarez de Toledo por las acusaciones que lanzó la portavoz del PP en el Congreso sobre él, y por las que pide una indemnización de 18.000 euros. Durante una intervención en el hemiciclo, la diputada popular afirmó que el líder de Unidas Podemos y vicepresidente del Gobierno es "hijo de un terrorista".

Según se expone en el documento, presentado en el Juzgado de Primera Instancia de Zamora, "se evidencia" que el tono de Álvarez de Toledo en el hemiciclo "no tiene otro objeto que vulnerar el derecho al honor del representado". Y se apunta que, aunque durante el turno de réplica se le instó a retirar dicha afirmación, la portavoz se "negó a ello y matizó su intervención diciendo: 'Su padre, como bien reconoce el señor Iglesias en este artículo, era militante del FRAP'".

"Con posterioridad a su alocución en sede parlamentaria, Álvarez de Toledo inició una cadena de intervenciones en distintos medios y foros en los que no sólo procedía a calificar al representado como 'terrorista', sino a atribuirle hechos e intenciones que abundan en esa supuesta actividad", prosigue el escrito de la demanda del padre de Pablo Iglesias, donde se señala además que esas "falsas imputaciones no pueden calificarse de inocentes o fortuitas".

Álvarez de Toledo emplea "manifestaciones absolutamente falsas, carentes de base y difamatorias"

En concreto, la defensa especifica en la denuncia que "Javier Iglesias ya había aclarado su concreto papel en el F.R.A.P" en un juicio celebrado en 2019, afirmando que "cuando se constituyó formalmente" el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota "lo abandonó por desacuerdo". Y alude a una entrevista que el diario ABC realizó a la portavoz del PP días después de su intervención en el Congreso.

En este apartado, según se constata en el escrito, "ya aparece algo más que la atribución de la cualidad de 'terrorista' en el titular". Esto es, considera que Álvarez de Toledo desarrolla este calificativo "mediante manifestaciones y atribuciones de intenciones a Iglesias Peláez absolutamente falsas, carentes de base y difamatorias, que suponen por sí mismas una vulneración de su derecho al honor".

Para la defensa del denunciante "son del todo inaceptables las manifestaciones vertidas en esta entrevista, pues no sólo son injuriosas, sino que se hacen con pleno conocimiento de su falta de veracidad". Considera así que sus palabras "forman parte de su estrategia para desacreditar la imagen de aquél y por ende la de su hijo, Vicepresidente Segundo del Gobierno en la actualidad".

Por su parte, y vía Twitter, Álvarez de Toledo ha señalado que "frente a la demanda del padre del hijo, defenderé mi derecho a decir la verdad".

Una indemnización de 18.000 euros

Con lo expuesto anteriormente, en la denuncia se argumenta que las manifestaciones realizadas por Álvarez de Toledo "fueron realizadas en el ámbito extraparlamentario y son totalmente ajenas a las funciones que desempeña como diputada del Congreso", y considera que la finalidad de sus declaraciones es "atacar a un adversario político, aun cuando ello implique vulnerar derechos de terceros ajenos a la contienda partidista".

Por ello, la defensa reclama a Cayetana Álvarez de Toledo una indemnización de 18.000 euros, entendiendo que dichas acusaciones se realizan "fuera de sus funciones, competencias y atribuciones que le pueden asistir en razón a la condición de parlamentarios de libre designación popular". Así se concluye en la demanda: "Junto con la acción principal se piden accesoriamente daños y perjuicios, teniendo en este caso como único valor la cuantificación de los daños y perjuicios en 18.000 euros".