El líder de Unidas Podemos y candidato a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, recibió la semana pasada un sobre con amenazas de muerte y balas. Lo mismo le ocurrió al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. Pero Iglesias afirma que vive esta "insoportable" situación desde hace más de un año y llama a combatir estas amenazas en las urnas el próximo 4 de mayo.

En declaraciones a laSexta, Iglesias ha explicado que no puede "salir a dar un paseo al parque" con sus hijos porque tiene que ir "rodeado de policías". "Cada semana me dicen que van a reforzar el dispositivo porque, efectivamente, detectan amenazas reales".

A esto añade que "hay un ultraderechista que tiene una orden de alejamiento por acosar a mi familia. Es completamente inaceptable". Y ante esto, pide a los ciudadanos que acudan a votar: "Además de una respuesta judicial, tiene que haber una respuesta política el día 4 de mayo en las urnas".

Tras el último incidente, la carta con los cartuchos, el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad de los tres amenazados tras concluir que "hay un riesgo" actual detrás de las amenazas de muerte contra estos cargos.

Así, se adoptarán "las medidas de protección que, en atención a la valoración del riesgo por la actual amenaza, considere precisas y necesarias para garantizar la seguridad de los mismos", explican desde el Ministerio de Interior.