Iglesias habló del tema durante una conferencia compartida con el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, sobre "Cambio Político y Revolución", pronunciada en la Universidad Mayor de San Simón de la ciudad de Cochabamba (centro).

"España nunca ha sido uninacional, no lo ha sido porque históricamente no se configuró como una nación con una sola cultura, una sola lengua, una sola legalidad. En España ha existido la foralidad desde siempre", afirmó Iglesias.

Explicó que "el problema político fundamental" es que una parte de los ciudadanos, que pertenecen a una comunidad y se sienten nación en Cataluña, "quieren irse de España". Al frente de ellos, agregó, existen partidos políticos que ven a España como "una sola nación, que se identifica con su rey" y que rechazan hablar con quienes quieren dejar el país.

Al contrario de esa visión, subrayó que desde el siglo XIX en España ha emergido la pluracionalidad y el 40 % de los ciudadanos, además del castellano, hablan otra lengua nacional. "En España se puede decir que existe una nación vasca, una nación gallega, una nación catalana, una nación española", sostuvo.

El líder de Podemos consideró que tampoco es uninacional Cataluña, ni el País Vasco, ni Galicia, y que "hay españoles en Galicia, hay españoles catalanes, España también está en Cataluña, está en el País Vasco". Además, otras regiones españolas como Andalucía no reivindican su estatus de nación, pero si lo hacen "como pueblo", añadió.

Intercambio de regalos entre Iglesias y Morales

Las autoridades bolivianas intercambiaron obsequios con los políticos españoles. Una camiseta con el nombre de Ronaldo y un balón del Real Madrid fueron los obsequios de Iglesias y Montero para el mandatario boliviano, que es un gran aficionado al fútbol.

Por su parte, Morales obsequió al líder de Podemos varios libros, incluida su biografía y el "Libro del Mar", que es un documento que resume los argumentos históricos, diplomáticos y jurídicos de Bolivia para demandar a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la centenaria reclamación marítima.

El gobernante también regaló a los españoles esculturas de madera que simbolizan a una pareja de indígenas quechuas del sureste de Bolivia. Ninguno hizo declaraciones tras este encuentro.