Después de que el juez García Castellón haya pedido al Supremo la imputación Pablo Iglesias por revelación de secretos, daños informáticos y acusación o denuncia falsa en relación con el robo del móvil de su exasesora Dina Bouselham, el vicepresidente del Gobierno ha asegurado que no piensa dimitir.

"Ni como mera hipótesis concebimos que pueda haber una imputación. Todo el mundo sabe qué dijo la Audiencia Nacional al juez García Castellón y todo el mundo sabe lo que le va a decir el Tribunal Supremo", ha señalado en una entrevista en Rac1.

En esta línea, el vicepresidente ha señalado que "es evidente para todo el mundo lo que está ocurriendo" y ha apuntado que su imputación "representaría una vulneración del derecho sin parangón y sin precedente en este país".

"En este país todavia no han condenando ni imputado a nadie solamente por sus ideas", ha señalado, apuntando que "sería inconcebible que en una democracia de la Unión Europea ocurriera algo así".

Iglesias ha recordado que "hace dos semanas la Audiencia Nacional le dijo al juez García Castellón" que le devolviera "la condición de perjudicado". "Estamos hablando de un caso de espionaje en el que se plantea que se me investigue a mí porque las cloacas del estado me investigaron a mí", ha denunciado.

"A Dina Bouselham le roban el móvil y resulta que el contenido del móvil aparece en el ordenador de Villarejo. Resulta que en el registro que hace la Policía aparecen anotaciones donde Villarejo dice haber transmitido contenidos a Eduardo Inda y resulta que Inda publica contenidos de ese movil que me prejudican a mí", ha expuesto.

El vicepresiente del Gobierno ha señalado que "está acreditado que la función principal de esas colacas era mediática" y se buscaba "generar ruido para que se instalen una serie de relatos que despues son sistemáticamente archivados por los jueces": "Es lo que va a terminar ocurriendo en este caso, pero ya vamos a tener otras dos semanas en las que no se hable de otra cosa".

Iglesias también ha subrayado que su formación sufre desde hace años una "persecución" y que con su entrada en el Ejecutivo, la derecha está dispuesta a utilizar "todos los medios, legales e ilegales" para tratar de hacer caer al Gobierno. "Lo que se ha hecho con nosotros tiene pocos precedentes. 14 denunicas por financiación ilegal todas archivadas", ha señalado.