Pablo Iglesias enumera durante su intervención en la investidura de Sánchez los motivos por los que Unidas Podemos quiere formar parte de un Gobierno de coalición con el PSOE. Desde que "haya una ley de eutanasia a una ley por la igualdad LGTBI" a la bajada de la factura de la luz y una intervención en el mercado del alquiler, entre otras cosas.

"Tendríamos todo el derecho del mundo a exigir nuestra participación en la proporción que nos dan los votos", destaca Iglesias, quien, además, afirma que necesitan "competencias y responsabilidades de Gobierno" acorde a su peso electoral "para formar parte de un gobierno del PSOE y llegar a un acuerdo de investidura".

Por eso, Iglesias pide a Sánchez que "respete" a los "3,7 millones de votantes" de Unidas Podemos: "No nos proponga ser un mero decorado de su Gobierno porque no lo podemos aceptar".

"Los españoles no entenderían que un exceso de autoconfianza y de arrogancia hiciera perder la oportunidad histórica de que este país tuviera un Gobierno de coalición de izquierdas", concluye el líder de la formación morada.

Por último, Iglesias se muestra muy crítico con que Sánchez haya pedido la abstención de PP y Ciudadanos. Incluso, bromea al hacerle una irónica petición a Sánchez: "Ya le ha pedido la abstención al PP y a Ciudadanos, por favor, no se la pida también a Vox cuando suba Abascal".

"Si convoca nuevas elecciones, usted nunca será presidente"

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez protagonizan uno de los momentos más broncos de la investidura al lanzarse duros reproches. Mientras que el líder de Unidas Podemos advierte a Sánchez que "si convoca nuevas elecciones nunca será presidente", Sánchez le manda otra advertencia: "Piénsense mucho votar con la extrema derecha en contra de un gobierno socialista".